Argentina, tierra de amor y venganza: Trauman, Torcuato y la más peligrosa de las alianzas

El falso rabino baja la mirada, pero Torcuato lo reconoce igualmente.
El falso rabino baja la mirada, pero Torcuato lo reconoce igualmente. Crédito: Captura Instagram
(0)
24 de junio de 2019  • 23:29

Bruno (Albert Baró) encontró en Ramón (Julián Kartún) a uno de sus aliados más poderosos. El hombre de las mil voces primero fue clave en una estafa a gran escala en la que cayó Torcuato ( Benjamín Vicuña ), y desde hace un tiempo también pudo manipular a Trauman ( Fernán Mirás ). Pero el éxito del plan no podía durar demasiado, y los villanos de la historia están muy cerca de ajustar cuentas.

Todo comienza cuando bajo la piel del prestigioso rabino, Ramón vuelve al burdel del peligroso mafioso. Y de manera sorpresiva, Ferreira aparece y se cruza fugazmente con quien lo estafó hace un tiempo. Torcuato lo saluda al pasar, pero algo le hace ruido. Samuel en un principio no le da importancia al asunto, hasta que el villano se pone firme y le dice que ese rabino, es el mismo hombre que se hizo pasar por un Conde italiano para robarle, y que ahora está cerca de hacer la misma jugada.

Ambos delincuentes organizan un verdadero banquete de dulces, y comparten sus experiencias con Ramón. Torcuato le revela cómo lo embaucó, cómo detectó su ambición en los negocios y la utilizó para engañarlo. Trauman le comenta que él, preso de sus "necesidades espirituales", también le creyó y ambos deducen que la jugada fue demasiado astuta como para no considerar que alguien más es el cerebro de la operación. Ferreira deduce entonces que hay alguien a quien denomina "el ajedrecista", un hombre inteligente, culto y conocedor de sus debilidades, que es el que está obsesionado con derrocarlos.

Mientras tanto, Ramón llega al conventillo con decenas de cartas en las que Trauman confiesa qué prostitutas murieron en su burdel, y mientras una mitad de la banda le dice que debe seguir adelante con el plan, Bruno se muestra más precavido y considera que es un buen momento para retirarse. Ninguno quiere tentar a la suerte, y cuando se enteran que Trauman está buscando nuevamente al rabino, el grupo de héroes se plantea si deben abandonar, o si siguen adelante. Lo que ellos no saben, es que Samuel ya descubrió toda la verdad, y su objetivo es encontrarse con él para ajustar cuentas.

Pero Bruno lo que no se imagina, es que tendrá a su némesis a solo unos metros de distancia, cuando Alicia ( Mercedes Funes ) le pida a Aldo ( Gonzalo Heredia ) ir a comer al conventillo y estrechar lazos con su familia. El hombre acepta, y Alicia asiste junto a su hermano y su esposa Lucía ( Delfina Chaves ). Finalmente Torcuato entra al conventillo y come muy feliz unos fideos caseros, sin saber que a pocos metros de distancia se encuentra la persona a la que creyó matar en la guerra, y a quien le robó la fortuna.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.