Bendita: Nazarena Vélez habló de sus problemas de adicción y de sus trastornos alimenticios

Crédito: Instagram
(0)
20 de junio de 2020  • 01:14

Recientemente Nazarena Vélez explotó en su canal de YouTube por el bullying que le hicieron en las redes sociales luego de su paso por Mamushka. Con ganas de continuar con el tema en un tono más moderado, y haciendo hincapié en el buen momento personal que vive luego de muchos años de oscuridad, la actriz aceptó la invitación de una nota en vivo en Bendita.

Ante los elogios de Beto Casella, la actriz explicó por qué no es lo mismo lo que dicen de ella que cómo se siente: "No sé si hombres, pero te puedo asegurar que mi familia, que todo mi entorno prefiere a esta Nazarena, que está sana, que no está tomando anfetaminas al nivel de un estado de adicción gravísimo. Que no está loca, enferma, sacada, que no sale con el auto y su familia está pensando si se va a matar en la Panamericana o no, por estar sin dormir. Y yo también prefiero esta Nazarena".

Nazarena Vélez habló de sus problemas de adicción y de sus trastornos alimenticios - Fuente: Bendita

10:25
Video

Con una vida de altos y bajos a cuestas, y 45 años vividos a puro vértigo, hoy Vélez mira hacia atrás con cierto pesar: "Por primera vez me gusto. Me doy cuenta que engordé cinco kilos, pero me acepto, me disfruto, la paso bien. Es imposible que yo no salga de esa Nazarena adicta, que me tuvo enganchada dentro de un cuerpo y de una personalidad que no era la mía. Hoy me veo a la distancia, y la verdad es que al que no le gusta lo siento un montón".

"En YouTube me siguen muchos chicos chiquitos -contó entusiasmada-, y no tienen idea de la cantidad que me escriben por trastornos alimenticios, y yo pasé por la bulimia, por la anoerxia, por tomar anfetaminas, por todo".

Además de aconsejar a sus seguidores, y muchas veces hacer catarsis, Naza confesó que su actividad en redes es apenas una parte del buen momento que pasa: "También disfruto un montón de mi familia. Me dí cuenta de que atrás de la locura, del laburo y de esta persecusión por lo perfecto, por estar siempre vigente, me perdí un montón de cosas. Veo a Barbi, que cumplió 26 años y el Chino 20, digo: '¿En qué momento pasó?'. Hoy estoy parada en otro lugar. No soy estúpida, sé que no tengo la misma cola de antes. Pero lo bueno es aceptarse, estar relajado y, fundamentalmente, sano".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.