Candidatos a escena

Qué harán Carlos Menem o Néstor Kirchner en caso de ser elegidos presidente dentro de siete días con el cine, la TV, la música y el teatro
Marcelo Stiletano
Gabriel Plaza
(0)
11 de mayo de 2003  

No ocupan -como podría esperarse de su propia naturaleza- el centro de la escena, pero alrededor de ellas también se disputan proyectos, espacios de poder y nombres de peso significativo. Es verdad que, una vez más, los temas relacionados con el arte, la cultura, los medios y el espectáculo (sobre todo dentro de los espacios que están bajo control público) no ocupan el centro de los debates políticos en la recta final de la carrera hacia el ballottage, pero es igual de cierto que tanto Carlos Menem como Néstor Kirchner tienen mucho para jugarse en este terreno, que se encuentra entre los que más sensibilidad provocan en la piel de la opinión pública.

Por ahora, más allá de las generalidades que plantean ambos candidatos en materia de definiciones programáticas, la atención más fuerte está puesta en torno de quiénes estarían al frente de los cargos clave correspondientes a las áreas de cultura y medios de comunicación.

Por el lado de Kirchner se observa claramente un fenómeno que podría denominarse "efecto Lavagna". Desde que se supo que el actual ministro de Economía continuaría en su cargo con un hipotético triunfo de Menem, otros funcionarios del gobierno del presidente Eduardo Duhalde están atentos a la posibilidad de un futuro similar. En el caso de Menem, el "efecto" pasa por la potencial tensión entre la leal presencia de caras ya conocidas durante su decenio de gobierno y la llegada de "caras nuevas" dispuestas a revitalizar las políticas del sector si el riojano regresa al poder.

Continuidades y cambios

Salvo Jorge Coscia, actual director del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa), nadie lo quiere hacer público explícitamente, pero lo cierto es que toda la estructura encabezada por el secretario de Cultura, Rubén Stella, trabaja en un "como si" que marcaría alguna perspectiva de continuidad.

"Yo sé que tengo muchas chances de continuar, pero eso lo decidirá Kirchner", admitió Coscia, que reconoció que cerca del santacruceño se manejan no menos de diez nombres para conducir el área de Cultura, entre los cuales aparecen Stella y el sociólogo Torcuato S. Di Tella, autor de un libro recientemente publicado de charlas con Kirchner.

Marcelo Simón, interventor en Canal 7 y Radio Nacional, dijo que no tuvo hasta ahora ningún acercamiento con Kirchner, aunque confesó que le interesaría seguir trabajando en los medios públicos, pero más cerca de los contenidos que de la tarea administrativa. "Creo que Stella ha hecho una buena administración y creo que le gustaría seguir. Pero hablo sólo a título personal porque todavía no hay nada claro y es que los dos candidatos se han dedicado poco a hablar de cultura", reconoció Simón.

Eduardo Rodríguez Arguibel, titular de la Dirección General de Artes de la Nación, dijo que antes de cualquier nombre "está la posibilidad de que los proyectos no se discontinúen más allá de las ambiciones personales".

El responsable del organismo que tiene bajo su órbita a las orquestas Sinfónica Nacional y Juan de Dios Filiberto, así como los coros Polifónico, Juvenil, de Niños y de Ciegos, entre otros organismos estables, dijo que ya se ordenaron las cuentas y se resolvió la deuda por alquiler de partituras y derechos de autor de la Sinfónica, pero tiene pendiente, por ejemplo, la creación de un escalafón para los integrantes de esa orquesta.

Stella -secretario de Cultura de la Nación desde febrero de 2002- no hizo declaración alguna en los últimos días, sobre todo después del sonado cuestionamiento que la comunidad teatral planteó respecto de un decreto oficial sobre el manejo de los fondos autárquicos del sector, manejados por el Instituto Nacional del Teatro. Si Kirchner llega a la presidencia, el primer desafío que espera a Stella es, precisamente, la disposición plena de esos fondos autárquicos en el ámbito teatral, así como ocurre en el cine desde el año último.

Tampoco Kirchner hizo planteos contundentes sobre su futura política cultural, más allá de declaraciones de principios ("asegurar una fuerte presencia de productos de la industria cultural nacional en el mercado interno", "producir un encuentro fundacional entre el sector público y el privado para fijar objetivos comunes") que aparecen en el plan de gobierno disponible en el sitio www.kirchnerpresidente.com

El gobernador de Santa Cruz, cuya estructura provincial de cultura (área que utiliza el 0,55 por ciento del presupuesto provincial) no parece tener la envergadura suficiente para ocupar un espacio similar en el ámbito nacional, prefirió en cambio ofrecer algunos gestos que podrían interpretarse como pistas de una futura gestión. Entre ellas, haber compartido, el sábado 3 del actual, un encuentro con el pianista Miguel Angel Estrella y el escritor Ernesto Sabato.

Entre el pasado y el futuro

Ese mismo fin de semana, Charly García invocó su antigua relación amistosa con Menem, y a partir de los reclamos de renovación de rostros en el entorno del ex presidente se autopostuló como su futuro "ministro de Cultura". Esta propuesta se tomó en terreno menemista como una humorada, pero lo cierto es que allí las cosas tampoco están claras.

Dueño de una política acusada de frívola, que acentuó durante los años 90 sus vínculos estrechos con el mundo del espectáculo, el menemismo alternó durante esa década decisiones de gran impacto (privatización de los canales de TV, autarquía del cine) con discutidas y cuestionadas gestiones en los espacios públicos correspondientes a ese ámbito por parte de figuras muy cercanas al ex presidente.

Antes de la primera vuelta electoral, alrededor de 80 personalidades de la cultura y el espectáculo identificadas con el menemismo se reunieron en el hotel Presidente. Allí estuvieron desde conspicuos exponentes de ese gobierno en la década pasada (como Guido Parisier y Julio Mahárbiz) hasta nombres que le renovaron el apoyo al riojano: Chango Farías Gómez, Hugo Marcel, Ariel Ramírez, Mariano Mores, Cuti y Roberto Carabajal, César Isella, Cacho Castaña, Horacio Guarany, Sabina Sigler y Rafael Cohen. A partir de esos nombres se firmó una solicitada de apoyo a Menem, titulada "Diez años de cultura" y respaldada por un polifacético arco de firmas entre las que no faltaron nombres de gran popularidad mediática, como Moria Casán, Carlos Perciavalle, Tristán, Miguel Del Sel, Isabel Sarli, Ethel Rojo, Zulma Faiad, Elena Lucena y Amelia Bence.

Otra de las figuras mediáticas más estrechamente vinculadas a Menem que volvieron a cobrar protagonismo es Gerardo Sofovich, hoy candidato de esta corriente a la jefatura del gobierno porteño e interventor de Canal 7 durante el gobierno del ex presidente con una gestión que culminó entre fuertes acusaciones y denuncias. En los últimos tiempos, Sofovich reiteró su negativa a volver a ocupar algún lugar en esa emisora, sometida durante la década pasada a múltiples proyectos para su futuro, desde su privatización hasta la transformación en museo del edificio de Figueroa Alcorta y Tagle.

"Dimos a conocer un documento con los hechos culturales que se produjeron en los 10 años de su gobierno. Uno puede prometer mucho, pero de ahí a que se concrete...", dijo Mahárbiz sobre la solicitada de apoyo a Menem. Mencionó, por ejemplo, la promulgación de la ley del cine, en 1994; la recuperación del Festival de Mar del Plata un año después y la creación del Ballet Folklórico Nacional.

Mahárbiz, ex director de Radio Nacional y del Incaa durante el menemismo, dijo que no sabe si aceptaría volver a la función pública si el ex presidente venciera en el ballottage. "Yo he colaborado como uno más sin pensar en la función pública, pero ahora tengo una gran responsabilidad en el ámbito privado como director de Radio Belgrano", aclaró.

El creador de "Argentinísima" cree que Ariel Ramírez es la persona más idónea para encabezar la Secretaría de Cultura. "No es un hombre del peronismo -detalló-, pero adhiere a nosotros por los hechos que se produjeron por el bien del arte y de la cultura", y sugirió a Sabina Sigler como candidata a conducir el Incaa si Menem regresa a la presidencia.

Menem lo hizo

  • Durante su presidencia privatizó los canales 11 y 13, se aprobó la ley de cine y volvió el festival cinematográfico de Mar del Plata.
  • Sus referentes actuales en materia de espectáculos son Julio Mahárbiz, Ariel Ramírez y Sabina Sigler.
  • Gerardo Sofovich, polémico ex interventor de ATC, ahora es candidato a jefe de gobierno porteño.
  • Los planes de Kirchner

  • Santa Cruz, la provincia que gobierna, destina el 0,55 por ciento de su presupuesto a la cultura.
  • Su referente en el área es Torcuato Di Tella, aunque varios funcionarios duhaldistas se anotan para seguir.
  • Propone una integración entre el sector público y el ámbito privado.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.