Opinión / Televisión. Cine con azúcar y mucha historia en las tardes de Telefé