Cómo el regreso de Roseanne se convirtió en un trofeo de guerra para Donald Trump