Con Tu Sam y un desfile, Tinelli le ganó a Maradona

"ShowMatch" se impuso a "La noche del 10" por primera vez
Natalia Trzenko
(0)
28 de septiembre de 2005  

"No me abandonen." Con esa despedida/ruego cerró Diego Maradona anteanoche la séptima emisión de "La noche del 10". Ahora su comentario, curioso, parece premonición. Es que anteanoche, por primera vez desde su debut como conductor, Maradona perdió ante Marcelo Tinelli. Mientras que la superproducción de Canal 13 midió 20,9 puntos de promedio (una décima menos que la semana que pasó), "ShowMatch" sumó 23,7 y se transformó en el ciclo más visto del día.

Hace un par de semanas, cuando Tinelli visitó el estudio de "La noche del 10", las cosas eran distintas. En aquel momento parecía que aunque el conductor de "ShowMatch" podía ganar su franja horaria todos los días, los lunes eran de Maradona. Algo que el propio Diego no dudó en decir. Con las cámaras prendidas y frente a todo el mundo. Pero anteayer las cosas fueron distintas. Como para demostrarle al novel conductor de "La noche del 10" que en la TV nada es para siempre. Y mucho menos el rating.

Por eso, más allá de la comparación de cifras, tal vez valga la pena buscar las razones del cambio de liderazgo en el contenido presentado por los competidores. En la esquina de Canal 9, "ShowMatch" reconstruyó la prueba que Tu Sam hijo no consiguió terminar el lunes que pasó. Esta vez, el mentalista logró superar el "puede fallar" del que hablaba tanto su padre, pasó más de quince minutos enterrado y vivió para contarlo. Además, Tinelli presentó una nueva sección, "Miss Match", en la que busca a la chica más linda de la Argentina. De hecho, fue en ese segmento del ciclo que el rating llegó a su pico: 26,6 puntos para una emisión que se pasó apenas unos minutos de la hora y media.

En cambio, "La noche del 10", superó las dos horas y media y la duración volvió a jugarle en contra en el rating. Aunque su contenido haya sido bastante más entretenido y equilibrado que en programas pasados.

Para compensar el aburrido living de los invitados al que se sentaron Pablo Echarri, Dolores Barreiro, Claudio Caniggia, Iñaki Urlezaga, Paulina Rubio y Antonio Gasalla, anteanoche el ciclo de Maradona tuvo un par de segmentos de verdadera comedia. La presencia de Eber Ludueña, el desopilante personaje de Luis Rubio, dejó a un costado las lágrimas de emoción que ya son la marca registrada del programa y las reemplazó por carcajadas.

"La noche del 4" tuvo de todo: invitados (Silvia Peyrou y el responsable de "coreografiar la letra U en el Mundial 78"), la reconstrucción de momentos históricos ("la pared que le tiré a Bocchini") y hasta un reportaje intimista con... Diego Armando Maradona, al que le ofreció como regalo la foto de un perro que se le había escapado y una altísima pila de remeras para que el diez firmara. En los quince minutos que duró el programa dentro del programa y la descripción del gol del Mundial de Estados Unidos que la producción llamó "El grito", el ciclo de Canal 13 alcanzó su pico de rating: 25,2 puntos que cayeron a escasos 15,2 al tiempo del fútbol tenis.

Otro de los momentos destacados de "La noche del 10" fue el curso de besos de telenovelas que le dio Echarri a Maradona, con clase práctica incluida.

Conductor tranquilo

Tal vez el hecho de no tener, como en el resto de las emisiones, una figura fuerte para el reportaje central haya logrado calmar a Diego. O quizá llegado el séptimo programa Maradona ya tenga el necesario entrenamiento para estar más relajado frente a las cámaras en su papel de conductor. Pero lo cierto es que anteanoche el anfitrión de "La noche del 10" pareció disfrutar más y sufrir menos el vértigo de su programa. Que tuvo mucho. Desde la visita de un grupo de chicos de Villa Fiorito a los que les construirán una cancha en el mismo potrero en el que el propio Maradona dio sus primeros pasos como estrella, hasta la aparición sorpresa de Ricardo Darín. El protagonista de "El aura" no llegó para promocionar la película sino que se sumó por unos minutos al gran show con un tono bastante más serio de lo habitual.

Darín se limitó a hacer un pedido en nombre de una pequeña comunidad wichi que corre peligro de perder sus tierras. El actor adelantó que pasado mañana llevará junto con represen-tantes de Greenpeace e integrantes de la comunidad una carta al presidente Néstor Kirchner.

Antes, al comienzo de la emisión, ya había estado, vía satélite, Rubén Romano, el director técnico secuestrado durante 65 días en México.

En el balance general y en comparación con los programas anteriores "La noche del 10" de anteanoche tuvo menos emoción, más seriedad y algunos pasos de comedia mejor logrados que aquel armado con Dady Brieva, Chino Volpato y Diego. Ese que volvió a aparecer anteanoche en la pantalla gigante del estudio cuando Mercedes Sosa dio el visto bueno a la imitación de ella que hizo Maradona.

Aparentemente al superproducido ciclo de Canal 13 le llegó la comezón del séptimo programa. Para la próxima emisión volverá, seguro, el invitado estelar y se verán algunos ajustes en pantalla. En seis días deberán encontrar la fórmula para revertir el tropezón. Pero más allá de los cambios que vengan, lo cierto es que en televisión hay una constante ineludible: no hay mal, ni bien, que dure cien años.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?