Televisión. Cuando disimular es todo un arte