Sebastián Ortega. El graduado