El valor de animarse a otra cosa