Entrelíneas. El virus de la violencia avanza en la TV