Entrelíneas. En la ficción está la realidad