Televisión. Excepciones al triunfalismo