La crisis social, según la TV

Los canales alteraron su programación para informar sobre los acontecimientos
Marcelo Stiletano
(0)
22 de diciembre de 2001  

De a poco, ayer fue llegando algo de calma también a la pantalla de televisión. Los programas vespertinos volvieron a hablar de chimentos o de problemas psicológicos y a jugar con los televidentes, aunque matizados con comentarios de actualidad y flashes informativos.

La noticia pura y dura volvió ayer a centralizarse en los noticieros de las emisoras de aire (que volvieron a extender sus horarios habituales) y, esencialmente, a los canales de cable dedicados a la información, como Crónica y Todo Noticias (TN).

Pero no podían faltar en la víspera los ecos de todo lo que ocurrió el jueves, una jornada que en buena parte tuvo a la TV instalada casi en el centro del estallido de violencia cuyos focos principales fueron la Plaza de Mayo y los alrededores del Congreso. Después llegó la vertiginosa espiral política que cerró la jornada con el final de Fernando de la Rúa como presidente de la Nación.

En varios casos, como ocurre únicamente ante acontecimientos extraordinarios, las transmisiones se hicieron durante varias horas sin interrupciones publicitarias.

Esto ocurrió, por ejemplo, durante la agitada jornada de anteayer en Canal 13 y en Telefé. El 13 inició una cobertura especial a las 11.20, en dúplex con el canal de cable TN, que seguía la situación desde el miércoles por la noche en forma permanente, y la mantuvo por la tarde hasta que “Telenoche” salió al aire.

Operativo especial

“Las totalidades del área a mi cargo y del área técnica estuvieron afectadas a este operativo, unas 250 personas en total. Además, estuvimos en permanente contacto con la gerencia de programación para coordinar toda la salida al aire del canal”, dijo a LA NACION Carlos De Elía, gerente de noticias del 13.

Telefé comenzó anteayer su noticiero del mediodía a las 11.30, con media hora de anticipación, y lo mantuvo hasta las 17, momento el en que reanudó su programación habitual. Por la noche, un programa especial de debate, conducido por Juan Alberto Badía, reemplazó a “El show de Videomatch”. La emisora prolongó todos los turnos de trabajo del informativo y convocó a quienes se encontraban de licencia.

América también encaró ese día en dúplex con el cable (en este caso CVN) una programación especial, en la que programas como “Impacto a las 12” e “Intrusos” (con sus productores, conductores e invitados como Luis Majul) se sumaron al seguimiento de la conmoción social realizado por los informativos de la emisora. El canal adelantó el ingreso del turno matutino y, por la noche, levantó “El bar” para que “Después de hora” tuviera una emisión especial de dos horas, entre las 23 y la 1.

“Hemos hecho un refuerzo impresionante de todo nuestro dispositivo para seguir con equipos y móviles desde el martes por la tarde todo lo que pasa”, dijo a LA NACION Ricardo Cámara, responsable del área informativa de Azul. La cobertura especial incluyó anteayer emisiones de sus noticieros prolongadas más allá de los horarios habituales y el seguimiento de la actualidad en programas acostumbrados a otro esquema, como “Nominados” o “Venite con Georgina”.

Canal 7, más allá de sus espacios de actualidad (“Desayuno”, sus noticieros y hasta el almuerzo de Mirtha Legrand se ocuparon de ella), desarrolló su programación de anteayer y la víspera sin mayores alteraciones. Anteayer, inclusive, hubo rumores sobre un presunto paro de los trabajadores del canal oficial, desmentido luego en la emisora.

Por el lado del cable, tanto Crónica TV como Canal 26 mantuvieron todo el tiempo sus operativos noticiosos cotidianos. En el caso del primero, que desplegó en vivo la emisión de seis unidades móviles, fue el primer canal que con su tradicional placa de fondo rojo anunció la renuncia de De la Rúa.

En la TV paga, al mismo tiempo, no fue di fícil seguir con detenimiento desde las señales internacionales (especialmente desde la CNN, en inglés y en español, y la televisión española) la crisis de la Argentina. El caso más llamativo fue que en los boletines que cada hora emite para todo el mundo la BBC desde Londres, más de una vez nuestro país ocupó el primer lugar en la atención periodística, por delante incluso de Afganistán y Medio Oriente.

A excepción de Canal 26 y de la producción de “Memoria”, el ciclo de Azul, ninguno de los canales reconoció haber recibido mensajes oficiales (del Comfer o del Ministerio del Interior) con recomendaciones surgidas de la vigencia del estado de sitio. Salta a la vista, por el carácter de las emisiones televisivas de la víspera, que cualquier eventual sugerencia para moderar el tono de las imágenes fue desconocida.

El elevado rating de todas estas transmisiones (ya vislumbrado desde el miércoles con altas mediciones para “Detrás de las noticias”, “Después de hora” y “Telenoche investiga”) no pudo ser corroborado en la víspera. Las horas conmocionantes que vivió el país alteraron también el quehacer normal de la empresa Ibope, que ayer informó que “no garantizaba” el envío de las planillas de rating a los medios.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.