La fascinación de la TV por Shakespeare

El drama de Verona, presente en tres tiras
Pablo Sirvén
(0)
10 de mayo de 2003  

La primera que se le atrevió en la TV argentina al clásico de Shakespeare fue la directora María Herminia Avellaneda, allá por 1962. Tomó la versión de Pablo Neruda y convocó para los protagónicos a los muy teatrales Alfredo Alcón y Norma Aleandro. El canal era el 13, pero pasó sin pena ni gloria.

Avellaneda se quedó con la sangre en el ojo y se tomó cuatro largos años para persistir por esa misma onda con una versión más ambiciosa y remozada que aún hoy se recuerda. Para atraer a más espectadores buscó cuidadosamente a los protagonistas, extrayéndolos del propio riñón televisivo: Rodolfo Bebán y Evangelina Salazar. Y no los dejó solos, sino que los rodeó de algunas luminarias y de otras que pronto lo serían: María Rosa Gallo, Eva Dongé, Susana Rinaldi, Perla Santalla, Cipe Lincovsky, Pepe Soriano, Sergio Renán y Juan Carlos Galván, entre otros. El programa, esta vez, fue un éxito y la mirada de la TV sobre la tragedia amorosa de Verona resultó, en aquella ocasión, bastante más que aceptable. No podría decirse lo mismo de la que cinco lustros más tarde, y por ATC, emprenderían Andrea del Boca y Daniel Fanego o la que, en su momento, perpetraron Grecia Colmenares y su ex, Henry Zakka.

Inspiradora de telenovelas

Pero la influencia de "Romeo y Julieta" sobre la TV, y más específicamente sobre el género de las telenovelas, va mucho más allá de su representación burocrática.

Sin ir más lejos, en esta temporada 2003, las líneas básicas argumentales del drama isabelino -fuente de inspiración permanente de infinidad de culebrones de todas las épocas y países- se manifiestan de manera preponderante nada menos que en tres tiras en horario central.

Así, mientras en "Malandras" (lunes a viernes, a las 23, por Canal 9) los jefes de las familias Bertolotti y Ordóñez están enfrentados después de haber sido grandes amigos, entre sus respectivos hijos Fernando (Damián De Santo) y Anita (Julieta Cardinali) nació un amor contrariado.

Algo similar ocurre, por partida doble, en "Soy gitano" (lunes a viernes, a las 22, por Canal 13): los Heredia y los Amaya no se pueden ni ver, lo cual no impide la tremenda atracción entre Mora Amaya (Julieta Díaz) y los hermanos Amador (Osvaldo Laport) y Josemi Heredia (Juan Darthés). Y allí no se terminan los cruces: el "niño" Amaya (Joaquín Furriel) y Maite Heredia (Malena Solda) también se enredaron. Y como no hay dos sin tres, en "Costumbres argentinas" (lunes a viernes, a las 21) se repite el mismo tipo de entuerto: los Pagliaro y los Rosetti andan a las patadas, mientras sus chicos Gabriel (Tomás Fonzi) y Mariana (Daniela Herrero) se miran con infinito cariño.

Lo dicho: a la hora del amor, para la TV argentina no hay quien le haga sombra al gran Shakespeare.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.