La mala racha de Tinelli

Baja su rating y el jueves último perdió contra "Son amores"
(0)
23 de junio de 2002  

¿Por qué, después de trece años de liderazgo, es tan importante que Marcelo Tinelli pierda alguna vez contra "Son amores"?, se preguntan en Ideas del Sur, la productora de Marcelo Tinelli. La respuesta, salvando las distancias, podría formularse así: si Goliat no hubiera sido un gigante, la proeza de David no figuraría en la Biblia. Pero lo cierto es que aquí la cuestión no se dirime entre dominadores y dominados. Tampoco a este Goliat de la TV se lo derriba de un solo piedrazo, ni "Son amores", de Pol-ka, es un competidor inexperto.

En estos momentos Tinelli está fuera del país, descansando; por eso declinó la invitación de LA NACION a reflexionar sobre la mala racha de "Videomatch". Muchas piedras hubo en las últimas semanas en el camino de Tinelli. Mucho talento hubo en las alternativas de la telenovela del 13 para atrapar a los espectadores. Se diría que en la pantalla chica se observa a un titán que retrocede y a una historia imperdible entre un tío y sus sobrinos -anclada, sobre todo, en los disparates de Mariano Martínez y Nicolás Cabré- que avanza. Así, en el último enfrentamiento de esta semana "Son amores" ganó claramente, en todos los bloques, y promedió 29 puntos, mientras la emisión grabada de "Videomatch" hizo 25,9, ganándole sólo a "099, central" que marcó 18,6 puntos.

Cadena de acontecimientos

Las verdades acerca de la fluctuación del público pueden ser tan diversas como inasequibles. Difícilmente pueda aseverarse, sin pasar vergüenza, que las razones del retroceso de "Videomatch" sean unas u otras. Sin embargo, una forma de aproximarse a una respuesta puede aparecer en la combinación de una serie de acontecimientos que afectaron recientemente la imagen y la vida personal de Marcelo Tinelli.

Un repaso de los hechos, del último al primero, mostrará que tal vez la derrota del último jueves no ha sido un hecho único y casual sino el resultado de una serie de hechos que, juntos, pueden haberse transformado en la gran piedra con que se tropezó "Videomatch".

  • Jueves 20 de junio: Marcelo Tinelli no está en Buenos Aires. Profundamente triste por la muerte de su abuela, su "abula", casi como una madre para él, viajó a Miami junto a su familia para continuar, lejos de todo, su íntimo duelo. Pero un programa como "Videomatch" no tiene el mismo atractivo grabado que en vivo. Y un conductor, que en este caso es el alma del ciclo, no transmite lo mismo desde la tristeza que desde la alegría, esa alegría que "Videomatch" reclama.
  • Lunes 17 de junio: Mientras "Telenoche" le deja a "Son amores" un rating de 21,6 puntos promedio, "Videomatch" debe levantar su audiencia desde los 14,5 puntos que le dejan "Los Simpsons". Esa noche, Tinelli remonta 10 puntos de rating tan sólo en el primer bloque, pero lo pierde por cinco puntos contra "Son amores". El resto de los bloques los gana "Videomatch". En los números finales, Tinelli hizo 26,6 puntos, "Son amores" sumó 27,6 y "099, central", que compite contra la segunda hora de "Videomatch", marcó 16,4 puntos.
  • Se percibe una influencia del contexto: Canal 13 ofrece una pantalla en movimiento, con productos nuevos, y abre su noche con un buque insignia: "Telenoche". Telefé sigue trabajando su grilla con productos reconocibles para el público y entre lo verdaderamente original y exitoso de su programación apenas cuenta con "Los simuladores". Es decir que, en general, Canal 13 aparece como una pantalla que se está calentando, mientras Telefé resultaría una pantalla que se enfría poco a poco.
  • Lunes 11 de junio: Tinelli no hace su programa. Pablo Granados anuncia que se ha suspendido la emisión de "Videomatch" porque ese día, a las 17, había fallecido Rosa, la abuela de Tinelli.
  • Jueves 6 de junio: los quioscos exhiben la portada de "Veintitrés" con foto del conductor de "Videomatch" y el título: "Tinelli al poder, cómo se construye la candidatura política del conductor más exitoso de la televisión". La bajada reza: "Por primera vez en público, manifestó su interés de entrar en la política, en su programa baja línea y redobló los sketches sobre la realidad nacional, se reúne con dirigentes partidarios, apoya abiertamente a Mauricio Macri y hace donaciones para personas carenciadas. ¿Competirá en 2003 (o antes) por la presidencia?". La tapa de la revista resume algo así como el "clima de sospecha" que se ha venido generando en torno de Tinelli. A esta altura, su imagen queda a merced de la desconfianza de los televidentes, que como ciudadanos argentinos asocian la política al engaño. El humor político que se desarrolla en "Videomatch", que antes podía considerarse imparcial, ahora se ve teñido de especulaciones.
  • Se producen dos confusiones: por un lado "Videomatch" viola la regla del género humorístico al que pertenece y con la denuncia social se sale de la rutina risueña que espera su audiencia. Por otro, los medios no alcanzan a comprender que Tinelli no ha cambiado, que es el mismo de siempre: un catalizador del sentir del argentino promedio. ¿En qué se diferencia Tinelli del argentino que durante el menemismo viajaba a Miami y que, hoy, con inflamada conciencia social, sale a cacerolear?
  • Martes 28 de mayo. Tinelli comete el error fatal en un reportaje que concede a Luis Majul para "La cornisa". Declara allí: " Todavía no creo tener la capacidad para ser presidente de la Argentina, porque hoy ingresar en la política es transar. Pero el día de mañana, si me especializo y trabajo en el tema, por ahí puedo acceder a eso". Lo demás es historia. Lo dicho es difícil de borrar aunque con posterioridad, el 3 de junio, haya afirmado en su propio programa que no haría política.
  • Viernes 24 de mayo: se cancela "El equipo de tus sueños", nuevo programa que había sido anunciado por Tinelli en "Videomatch". Este retroceso, que públicamente debe asumir el conductor, termina sumando en una suerte de erosión de su imagen.
  • Lunes 13 de mayo: Tinelli revela que finalmente no viajará al Mundial de Japón. La que había sido una de las batallas ganadas a Telefé -el conductor había peleado por salir dos veces por semana, por debutar en mayo y por transmitir desde la sede mundialista- termina convirtiéndose en una especie de derrota a posteriori.
  • Jueves 9 de mayo: Marcelo Tinelli vuelve a la TV y hace nada menos que 38,3 puntos de rating. El programa tiene gran contenido de humor político y crítica social. Pero le falta algo: innovar desde cero, como había hecho en 2001 con la creación de "Gran cuñado". Al fin y al cabo de eso se trata: de un programa de TV. Y en el mundo tan descartable de la televisión sólo renovarse es vivir.
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?