Opinión. La nueva definición de la serie de culto