Caída a pique: en 2001 la publicidad bajó un 45 por ciento respecto de 1999, y sigue descendiendo. La pantalla chica se ajusta