Opinión / Televisión. Las cartas sobre la mesa y el valor de los comodines