Desde Julia Roberts a Emma Stone: los nuevos proyectos de los famosos en TV

Sean Penn, Penélope Cruz y Dakota Fanning también son parte de la constelación de grandes figuras que apuestan por la pantalla chica
Laura Marajofsky
(0)
10 de diciembre de 2017  

De unos años a esta parte se viene hablando de la llamada "Peak TV" o "Prestige TV" (televisión de prestigio), ya sea en forma de elogio por las nuevas maneras de contar que este medio ha permitido -con series que igualan en calidad y complejidad a las producciones de la pantalla grande-, o en tono sarcástico, por llevar al paroxismo la premisa de hacer "TV seria". En cualquier caso es claro que este nuevo modo de producir contenidos está generando no sólo cambios en el consumo, sino que también está haciendo que numerosas estrellas de cine de Hollywood miren con más cariño a su hermanita menor, la caja boba.

Mientras algunos se quejan por el avance corporativo de estos nuevos gigantes (Netflix, Amazon, Hulu), que para otros invita a una reflexión sobre la sobrevida de ciertas prácticas obsoletas, los nuevos hábitos que promueve el consumo cultural de los espectadores y hasta la posibilidad de otras modalidades para solventarse, lo cierto es que para los cineastas emergentes estas estrategias multiplataforma son claves para llegar a un público más amplio. Joe Swanberg, director exponente del movimiento indie mumblecore, además de creador de la serie Easy, ha comentado que de esta manera pudo ingresar a mercados extranjeros. "Hay una noción romántica de que el cine se hace en la pantalla grande, pero nosotros lo estamos haciendo todos los días para el mundo entero", explica, marketinero, pero con algo de razón el responsable de contenidos de Netflix Ted Sarandos.

Y no sólo los directores están encontrando más opciones en la pantalla chica. Un conteo rápido realizado por Vulture reveló que en 2016 hubo 455 series guionadas de TV (eran apenas 192 diez años antes), ofreciendo competencia desde los hogares a un Hollywood alicaído, con menos recaudación global, y por ende, menos propenso a arriesgarse artísticamente. En este panorama es comprensible que también los escritores migren. "El cable, los servicios premium y el streaming aceleraron el movimiento hacia la idea de que una serie de TV puede ser cualquier cosa, una flexibilidad inimaginable 15 años atrás", plantea la misma publicación con gran tino. ¿Si las posibilidades son infinitas por qué limitarse? es la pregunta que muchos se hacen.

Dakota Fanning protagonizará The Alenist, una de asesinos seriales
Dakota Fanning protagonizará The Alenist, una de asesinos seriales

Tan a pecho parecen haberse tomado esta idea algunos que el propio Soderbergh y el escritor Ed Solomon desarrollaron a lo largo de tres años para HBO Mosaic, un producto multiforme más que multiplataforma, que promete narrativas transmedia, interactividad con el espectador y que se emitirá en enero próximo por la señal premium. Además Soderbergh también se calzó la producción de Godless, el western de Netflix creado por Scott Frank, que tras más de cinco años tratando de filmarla como una película, decidió transformarlo en una miniserie. Otro ejemplo acabado de cómo figuras consagradas delante y detrás de cámaras generan proyectos televisivos, se despachan con un producto de gran calidad, otros tiempos narrativos y actores reconocidos (Michelle Dockery, Jeff Daniels, Jack O'Connell en el caso de Godless) en TV. También se pueden citar los casos ya consagrados de Steven Spielberg ( Band of Brothers), Martin Scorsese ( Vinyl) o Frank Darabont ( The Walking Dead) financiando o dirigiendo series exitosas; se les suman la reincidencia en el medio de autores como David Lynch y David Fincher, con la vuelta de Twin Peaks y el estreno de Mindhunter, respectivamente, la incursión de Spike Lee en este terreno dirigiendo una adaptación de su propia película She's Got To Have It, y el debut de la actriz y directora canadiense Sarah Polley con Alias Grace, sólo por citar algunos. El ahora muy requerido guionista y director Jordan Peele ( ¡Huye!), sin ir más lejos, tiene como próximo proyecto el enorme desafío de reinventar La dimensión desconocida para el servicio streaming CBS All Access.

La nueva meca

Por supuesto, los actores siguen a las buenas historias, a los guionistas y directores capaces de plasmarlas en la pantalla. Atrás quedó el prejuicio de que la televisión es para los intérpretes clase B o estrellas caídas en desgracia o entradas en años. La lista de participaciones es extensa e incluye sólo este año a Jessica Lange y Susan Sarandon ( Feud), Kirsten Dunst ( Fargo), Naomi Watts ( Gypsy), Tom Hardy ( Tabú), Drew Barrymore ( Santa Clarita Diet), Maggie Gyllenhaal ( The Deuce) y, especialmente, Nicole Kidman, Reese Witherspoon y Laura Dern en Big Little Lies, que acaba de confirmar que tendrá una segunda temporada con el mismo elenco. Witherspoon también protagonizará en 2018 una segunda serie con Jennifer Aniston -que se mudó al cine tras el éxito de Friends sin mirar atrás-, en lo que será la primera ficción de Apple.

Los hermanos Coen dirigirán una antología western para Netflix
Los hermanos Coen dirigirán una antología western para Netflix

Pero 2018 puede ser el año en que el streaming reúna más nombres propios que varios estudios de cine. Ryan Murphy, quien trajo a la TV al dúo Lange-Sarandon, tendrá en American Crime Story a la española Penélope Cruz como Donatella Versace en una temporada centrada en el asesinato del diseñador italiano; el creador de House of Cards, Beau Willimon, imaginará en The First cómo será la conquista de Marte, en lo que será el debut televisivo de Sean Penn. También en Hulu, J.J. Abrams y Stephen King unirán fuerzas para Castle Rock, una antología ambientada en el universo del creador de Carrie e It, protagonizada por Sissy Spacek. Y en esta línea también llega un nuevo drama de TNT, The Alienist, que nos transporta a la Nueva York del siglo XIX cuando los médicos comenzaban a estudiar las enfermedades mentales y aplicar sus descubrimientos en la investigación de crímenes, en una ficción protagonizada por Daniel Brühl, Dakota Fanning y Luke Evans.

También veremos a grandes actrices en TV: Jennifer Connelly protagonizará la adaptación de Snowpiercer, el drama de ciencia ficción adaptado de la novela gráfica Le Transperceneige, ya llevado al cine por Bong Joon-ho en 2013; a Isabelle Huppert, en The Romanoffs, la nueva serie de Matthew Weiner sobre un conjunto de personas que se creen descendientes de la familia imperial rusa; a Amy Adams protagonizando Sharp Objects, escrita por Gillian Flynn ( Perdida) y dirigida por Jean-Marc Vallée ( Big Little Lies). Julia Roberts, por su parte, será la protagonista no de uno sino de dos proyectos televisivos: Today Will Be Different, producida por HBO y basada en el libro de Maria Semple, que se desarrollará en un día de la vida de una mujer de Seattle cuyo mantra es "Hoy va a ser diferente"; y Homecoming, una ficción para Amazon creada por Sam Esmail ( Mr. Robot) sobre una espía que quiere volver a la vida civil.

Julia Roberts vuelve con dos ficciones muy distintas
Julia Roberts vuelve con dos ficciones muy distintas

Finalmente, dos novedades que ya están haciendo ruido para el año que comienza: el director de True Detective, Cary Fukunaga, se mudará a Netflix con Maniac, ficción basada en la serie noruega homónima de Kjetil Indregard sobre un paciente que escapa de un psiquiátrico y vive entre la realidad y la ilusión (con Emma Stone, Jonah Hill y Justin Theroux). Los hermanos Coen, por su parte, debutarán en el gigante del streaming con The Ballad of Buster Scruggs, otra antología pero esta vez en registro western, con uno de sus actores fetiche, Tim Blake Nelson, como protagonista.

Algunos de los motivos para tentar a las estrellas se vinculan con cuestiones ostensibles como papeles jugosos con mayor desarrollo, más diversos (con grandes roles para intérpretes maduros y no necesariamente blancos) y con un feedback del público quizás más inmediato, debido al alto consumo de series de hoy en día, pero es gracias a lo que se puede contar y cómo se puede hacerlo que tantos talentos están migrando hacia allí. La chance de adaptar material de libros clásicos queridos por el público, rescatar géneros olvidados con el tiempo necesario para demostrar su valor o innovar con material totalmente original en formatos inesperados al final del día resulta un gran aliciente en lo creativo. Entonces, en este año que comienza, para las estrellas será cuestión de esperar y apostar todo a la TV o nada.

Sean Penn, uno de los primeros humanos en Marte
Sean Penn, uno de los primeros humanos en Marte

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.