MasterChef Celebrity: un repentino cambio de reglas complicó a los participantes

Los participantes tenían que hacer en dupla platos gemelos, pero una pared no los dejaba ver a su compañero.
Los participantes tenían que hacer en dupla platos gemelos, pero una pared no los dejaba ver a su compañero. Crédito: Gentileza Telefe
(0)
15 de octubre de 2020  • 01:43

La jornada del miércoles en MasterChef Celebrity hasta ahora venía siendo tranquila. En la planificación semanal del reality es el día elegido para que compitan los mejores de los días anteriores, con el objetivo de llevarse una medalla dorada y una plateada, que les permitirán decidir sobre futuras instancias puntuales. Sin embargo, en la última emisión un cambio radical dejó mal a todos.

"Tengo que darles dos noticias. La buena se las voy a dar yo, y la mala el jurado". La buena en realidad no era ni buena, ni noticia: simplemente se trató de reafirmar el reconocimiento de las medallas para los mejores de la noche. Así que solo quedaba la negativa, que estuvo a cargo de Donato de Santis.

"Me encanta que hablen de sus expresiones, de cómo se sienten, pero recuerden que en nuestra cocina de profesionales relajarse no está permitido. El hecho de no superarse no es algo que nosotros aceptamos con mucha facilidad", dijo.

Germán Martitegui continuó: "Estamos preocupados con el nivel de lo que están cocinando. Estar tranquilos porque no se va nadie conspira contra la excelencia, por lo tanto, a partir de hoy, todos los miércoles el peor plato va a pasar a la gala de eliminación".

Caras de frustración, enojo y miedo se replicaron en Boy Olmi, Leti Siciliani y el Mono Fabio de Kapanga (que se salvaron raspando, pero ofrecieron los momentos más divertidos de la noche), Claudia Villafañe, Vicky Xipolitakis, Patricia Sosa y El Turco García, los ocho en competencia.

A la mala nueva, se agregó el desafío de tener que trabajar en duplas, haciendo un plato gemelo al de su compañero, pero sin poder verlo, y solo comunicándose a través de unos paneles que impidieron el contacto.

El caos se apoderó de cada horno, y se mantuvo durante los cincuenta minutos que duró la prueba. Luego cada dúo fue recibiendo la devolución del jurado y sellando su destino. De los mejores (Boy Olmi y Patricia Sosa) a los peores (Belu Lucius y el Mono de Kapanga) hubo un abismo, muy bien explicado por el trío de expertos.

La pareja que quedó a un paso de la eliminación se arriesgó con un Kefta con Tabule, plato habitual en la familia de ella, pero apenas conocido en el entorno de él. El Mono de entrada nomás arrancó mal: confundió un pepino con un zucchini. De ahí en adelante, todo fue cuesta abajo. El resultado quedó desbalanceado, porque mientras a Belu la felicitaron, a su compañero lo reprobaron fervientemente: "Hay un error en el corte, en la proporción y en el sazón de la ensalada. Estás muy lejos de lo que debería ser un plato gemelo", resumió Donato el sentir del trío.

Así, una inesperada vuelta de tuerca dejó a los mejores en el mismo lugar de incertidumbre que a los peores.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.