¿Quién quiere ser millonario? Una participante creó conciencia sobre el Asperger

Santiago junto a la participante Viviana
Santiago junto a la participante Viviana
(0)
13 de mayo de 2019  • 23:59

La noche del lunes en ¿Quién quiere ser millonario? le permitió a Santiago del Moro dialogar con una participante sobre el síndrome de Asperger. Viviana Casaubon entró al estudio entusiasmada, pero también algo nerviosa, y rápidamente comenzó con la primera tanda de preguntas.

Ella respondió sin dificultades y cuando aseguró la cifra inicial, no pudo evitar conmoverse. Santiago se tomó unos segundos para que Viviana se relaje, y le consultó el motivo por el que había decidido presentarse en el programa. Ella contó que perdió su trabajo hace cuatro meses, y necesita el dinero para salir adelante y también para ayudar a su hijo Augusto, que tiene síndrome de Asperger. La participante contó que hoy él es un adolescente, pero que "el sistema lo dejó afuera porque no se conocía el Asperger".

¿Quién quiere ser millonario?: una participante creó conciencia sobre el Asperger - Fuente: Telefé

00:59
Video

Del Moro le preguntó cómo fue el proceso en el que Augusto recibió ese diagnóstico, y Viviana le explicó: "Lo trataban de psicótico. Y lamentablemente Augusto sufrió bullying, él tenía un grado intelectual muy alto, pero emocional muy bajo. Vive encerrado en un cuarto, vive para sus dibujos, escribe como un guionista. Él se formó solo, estudiando solo. Le prometieron una maestra domiciliaria que nunca llegó. En la secundaria le fraguaron el boletín, y cuando se lo dieron, se lo devolvió al director".

Mientras tanto, las preguntas se iban sucediendo y a pesar de algunas dudas y de contar con los comodines, Viviana demostró su conocimiento, y de esa forma alcanzaba de a poco cifras más elevadas en los premios. En un descanso y mientras Santiago le daba un vaso de agua para que tomara aire, le preguntó cómo era su familia. Ella destacó la compañía de la madrina de su hijo, y luego explicó: "El papá dejó a Augusto cuando tenía seis meses, no tengo cuota alimentaria. Yo hoy estoy acá por él (...). Mi única familia es mi prima, y su hijo".

Cuando alcanzó el piso de los 180 mil pesos asegurados, arriesgando en una pregunta cuya respuesta no estaba del todo segura, Viviana se emocionó mucho: "Me habían robado el auto porque no había podido pagar el seguro. Y llegar a esta cifra que es un sueño, poder pagar la luz, las expensas es un sueño".

Santiago del Moro se entusiasmaba frente a cada respuestas correcta de Viviana
Santiago del Moro se entusiasmaba frente a cada respuestas correcta de Viviana Crédito: SANTIAGO CICHERO/AFV

Paso a paso, Viviana siguió su camino y le agradeció nuevamente a su hijo porque ella estaba ahí por él y gracias a él. Luego contó cómo es su vida con Augusto: "Es el día a día. Hay días que se levanta de buen humor, otros de mal humor, hay días que se frustra. Él tiene ilusiones, siente que el mundo es cruel. Una de las cosas que se destaca del Asperger es el sentido de la ética, de la justicia, y vivir con el Asperger es una bendición porque ellos te enseñan todos los días a ser mejor persona".

Santiago le preguntó entonces qué le diría al mundo exterior sobre qué significa ese síndrome, y muy conmovida la participante reflexionó: "La sociedad en su momento se comportó muy mal con Augusto, eso sí me parece injusto y lo que espero del gobierno que venga es que sean humanos y se pongan en el lugar del otro. Porque el Asperger es un gran mediador, ellos pueden no conectar emocionalmente con vos, pero son muy racionales. Las personas con Asperger son sabias y a las familias que tienen alguien con ese síndrome, que no solo busquen ayuda afuera, escúchenlos y conténgalos desde el amor".

Cuando finalmente llegó una instancia en la que no conocía la respuesta a la pregunta, no quiso arriesgarse y, con 300 mil pesos asegurados, solo dijo: "No la sé contestar, me planto acá y voy a hacer feliz a mi hijo".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.