Robin Williams regresa a la TV

Treinta años después de Mork & Mindy, vuelve con una nueva comedia
Natalia Trzenko
(0)
26 de febrero de 2014  

Mucho antes de la era dorada de la TV, antes de que el stand up se volviera moneda tal vez no corriente pero sí muy conocida y antes también de que supiéramos que muchos de sus cultores soñaban con dejar las giras constantes y los escenarios a veces hostiles por un estudio televisivo lleno de público siempre listo para reírse a pedido, había sitcoms . Y entre ellas estaba Mork & Mindy , una comedia rara, absurda -como ya nadie se anima a hacer-, que imaginaba la convivencia de una estudiante universitaria con un extraterrestre del planeta Ork. Creada por Garry Marshall, la serie, que comenzó a emitirse en 1978 en los Estados Unidos y unos años después en el resto del mundo incluida la Argentina, estaba bien escrita y no les tenía miedo al ridículo ni a las exageraciones porque tenía un arma secreta: Robin Williams.

Conocido en el circuito de comediantes de Los Angeles por sus actuaciones maratónicas, desopilantes y maníacas, Williams no parecía el candidato ideal para ceñirse a las estrictas reglas de producción de una sitcom . Sin embargo, una participación de dos episodios en la otra gran serie de Marshall, Happy Days, convenció a los incrédulos -que lo habían detestado cuando hizo de Popeye en la peculiar adaptación de Robert Altman- y el cómico se convirtió en Mork, esa mezcla de ternura, despiste y energía desatada que nadie más tenía ni volvió a tener en la TV. Hasta que un día, después de más de treinta años, casi sesenta películas, cuatro nominaciones y un Oscar (por su trabajo en En busca del destino ), Williams decidió regresar. El retorno tan esperado se llama The Crazy Ones y comienza esta noche, a las 22.30, por Fox. En la nueva comedia -creada por el exitoso y experimentado David E. Kelley, responsable de ciclos como Ally MacBeal , The Practice y Boston Legal-, Williams interpreta a Simon Roberts, un creativo publicitario tan reconocido por sus ideas como por sus excentricidades. Una cabeza parlante que no parece tener botón de stop, para constante preocupación de su hija Sidney, la encargada de mantener las locuras del padre dentro de los límites que les permitan mantener su agencia a flote. Para que quede claro el nivel de expectativa que generó el retorno del actor a la TV, la sufrida hija en cuestión es interpretada por la siempre fantástica Sarah Michelle Gellar. Si, Buffy, la cazavampiros, ahora es la hija de Mork, el extraterrestre. Pero claro, la actriz ya no interpreta a la intrépida y reluctante salvadora de la humanidad y Williams ya no tiene la misma frescura de los tiempos en que se vestía de enterito rojo y botas plateadas. Pero alcanza con ver el primer episodio de The Crazy Ones para darse cuenta de que el actor no perdió nada de esa energía aparentemente inagotable que lo hizo famoso. Allí está, peleándose con un robot gigante, improvisando canciones tan pegadizas como ridículas y, sobre todo, volviendo locos a todos los que están a su alrededor. Con más suerte y mucho mejores guiones que los que le tocaron a Michael J. Fox, el otro gran hijo pródigo que volvió a la pantalla chica y cuyo programa ya fue cancelado tras una temporada en el aire, el retorno de Williams es también una prueba de fuego para la sitcom . Porque aunque el estilo sea más moderno, cada capítulo esté lleno de exteriores y las risas grabadas brillen por su ausencia, The Crazy Ones es básicamente una comedia de situaciones con un líder del que depende para resolver gran parte de sus secuencias cómicas, pero que también cuenta con un elenco a su altura. Además de Gellar, allí están Hamish Linklater (el hermano del personaje de Julia Louise Dreyfus en The New Adventures of Old Christine ) y James Wolk ( Mad Men ), un joven actor con futuro de estrella que hasta consigue no ser opacado por Williams, famoso por robarse cada escena en la que aparece desde los tiempos en que se encerraba en el desván de Mindy para llamar a Orson.

New Girl, del indie a la serie

Cuando Robin Williams decidió tener una carrera como actor serio, no fueron pocos los que creyeron que estaba aun más loco de lo que parecía. Algo similar a lo que deben de haber pensado los seguidores de las películas y la música indie de Zooey Deschanel cuando la actriz y cantante anunció que iba a protagonizar una comedia televisiva. El ciclo en cuestión es New Girl, la divertida serie que esta noche, a las 22, por Fox, estrena su tercera temporada, en la que aparecerá Prince como invitado especial.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.