Susana Giménez, sobre su pelo en cuarentena: "Parezco uno de esos gatos ordinarios, de varios colores"

(0)
21 de abril de 2020  • 09:02

En la primera emisión de su formato diario, Juntos podemos lograrlo contó con "el madrinazgo" de Susana Giménez. No habían pasado cinco minutos de programa, cuando Santiago del Moro presentó la comunicación telefónica con la diva.

Siendo la pandemia de coronavirus el eje del programa estaba claro que, más allá de repasar algunos de sus momentos televisivos, ese sería el eje de la nota. Una Susana que cada vez es más afecta a mostrar su cotidianeidad en las redes, contó que pasa sus días entre "televisión, lectura y limpieza. Me da por ordenar placards, cajones, sacar ropa que no uso. También estoy jugando mucho al Rummy por la computadora".

Sin embargo, y a pesar de encontrar siempre algo para hacer, el día a día puertas adentro a Susana le pesa bastante: "Extraño viajar, a mis perros. Me gustaría hacer la cuarentena en Punta del Este. Yo estaba ahí, pero vine justo dos días antes para ir al dentista. Y acá quedé, presa". Incluso contó que parte de su día a día es bañarse y vestirse, "pintarme no y teñirme el pelo tampoco. El color que tengo atrás es indefinido, parezco un gato de albañal, ¿viste esos gatos ordinarios medio marrones, de varios colores?".

Curiosamente, a la hora de repasar su trayectoria, la producción no eligió ninguna de sus entrevistas a personalidades nacionales e internacionales. Por el contrario, se centraron en sus livings más freaks, con Nelson de la Rosa, el hombre que comía vidrios o Pandora Peaks, "la actriz más pechugona del mundo". En relación a ella, la diva cometió un error que el conductor, por desconocimiento, pasó por alto: "Pandora era la tetona. Murió al poco tiempo de estar ahí. No sé si se le reventaron las gomas o qué le pasó. Una muerte espantosa", dijo Su con su habitual desparpajo. Sin embargo, la exactriz porno está viva y haciendo presentaciones, ya no como estrella sino como ícono bizarro.

Del Moro también quiso saber sobre Rita, la cachorrita que Susana adoptó en plena cuarentena. Sin embargo, en este caso la noticia no fue tan buena: "Desgraciadamente hoy la perrita volvió al criadero porque me mordía mucho. Los brazos no los puedo mostrar y tengo las piernas ensangrentadas. Le estaban saliendo los dientitos de abajo, así que me la van a traer dentro de un mes. Me volvía loca".

Antes de despedirse y de desearle lo mejor al nuevo ciclo, la conductora envió un mensaje de tranquilidad a la sociedad argentina: "Tenemos que tener paciencia, algo que a veces nos falta. Cuando escuchamos que por ahí se puede todavía extender más la cuarentena te dan ganas de golpearte la cabeza contra la pared. Pero bueno, esto es mundial y se va a arreglar con el tiempo. Yo sé que es muy duro. Nosotros no estamos acostumbrados a guerras, o a cosas terribles, a diferencia de Europa que quedó tantas veces pobre y se levantó. Tiene que haber una solución económica, aunque sea dura. Tenemos que pensar en positivo porque el bien trae el bien".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.