Telefé: momento de transiciones

Marcelo Stiletano
(0)
20 de noviembre de 2016  

Fuente: LA NACION

Habrá que esperar un buen tiempo para ver en la pantalla de Telefé el efecto de la noticia más resonante de los últimos tiempos para el mercado televisivo local: la venta de uno de los dos canales que lideran las mediciones de audiencia de la TV abierta en la Argentina al poderoso conglomerado estadounidense Viacom por una suma total de 345 millones de dólares.

Al televidente de a pie la novedad no le altera en absoluto sus planes cotidianos. El último jueves, dos días después de oficializarse el cambio de manos (salió Telefónica, entró Viacom), Telefé desplegó todos sus recursos para celebrar el mayor triunfo de su programación 2016: la transmisión en vivo desde el Luna Park del episodio 148 de la telenovela brasileña Moisés y los 10 mandamientos, el programa más visto del año en la televisión abierta de la Argentina, con cinco de sus protagonistas compartiendo con miles de fanáticos un momento clave: el cruce del Mar Rojo.

Hoy, Telefé saca provecho del éxito del culebrón bíblico a toda hora con recapitulaciones diarias del capítulo anterior y anticipos dominicales de lo que vendrá. Ese gusto por multiplicar las horas en el aire cuenta con algunos otros ejemplos. En cada día hábil se emiten dos horas y media de Caso cerrado, el inverosímil reality show sobre conflictos legales producido en Miami. Y los fines de semana están dominados desde hace tiempo por las maratones animadas de Los Simpsons, cuya producción pertenece a Fox, uno de los grandes rivales de Viacom a escala global.

"No habrá cambios. Van a ver más contenido, pero a su debido tiempo". Así respondió Pier Luigi Gazzolo, flamante director de Telefé, a la pregunta final de José Crettaz en la entrevista publicada en LA NACION el martes último. Gazzolo compartirá sus nuevas responsabilidades al frente del canal con su trabajo como presidente de Viacom International Media Networks (VIMN) Americas.

En esa conversación, Gazzolo respaldó de una manera rotunda a Tomás Yankelevich, el director de Contenidos Globales de Telefé y responsable máximo de su programación. "Buenísimo, me encanta Tomás. No quiero ningún cambio estúpido", señaló sin vueltas. También entregó una definición clave en forma de pregunta: "¿Para qué cambiar lo que anda bien?"

En la lógica estratégica de las grandes corporaciones del entretenimiento, el momento clave es el de las transiciones. A diferencia de lo que se recomienda a quienes se hacen cargo del poder político tras una elección ("lo que no se hace en los primeros 100 días no se hace nunca más") en el caso de Telefé y sus nuevos dueños no se esperan anuncios resonantes o decisiones drásticas en los próximos días. Más bien se habla, en términos estratégicos, de las expectativas que despierta un nuevo ciclo. Así lo sugirió durante la semana que pasó Robert Bakish, el CEO en ejercicio de Viacom, en un diálogo con The Hollywood Reporter muy revelador respecto de las razones que llevaron a esa empresa a decidir la adquisición de Telefé.

"Si usted observa el funcionamiento de la economía en la Argentina, hay razones muy fuertes para creer que con la llegada del nuevo gobierno estamos de verdad ante el comienzo de un ciclo económico positivo", señaló Bakish. Después de establecer un vínculo muy sólido en México con Televisa y encontrarse con regulaciones muy estricta respecto de la adquisición de medios en Brasil, Viacom apuntó a nuestro país, tercer mercado en importancia de América latina, con la idea de instalar un punto de referencia hispanohablante dentro de una compañía con expansión global que ya hizo lo mismo en el Reino Unido y en la India durante los últimos años.

"Nos atraen estos puntos de referencia como disparadores para ir avanzando en un plan de expansión y crecimiento de nuestros contenidos originales", señaló Bakish a la publicación de Hollywood. Aquí aparece el contexto de lo que Gazzolo respondió el mismo día en Buenos Aires cuando LA NACION preguntó qué va a hacer Viacom con Telefé. "Va a ser una usina de producción mucho más importante porque vamos a exportar contenidos desde aquí", dijo.

Si revisamos la trayectoria de Gazzolo y sus vínculos con nuestro país, el origen de la operación confirmada el martes pasado se remonta a 2007. Ese año, MTV Networks (uno de los nombres fuertes del holding Viacom) decidió trasladar buena parte de las operaciones de su división latinoamericana desde Miami hasta Buenos Aires. Hoy están en un amplísimo y funcional edificio instalado en Godoy Cruz al 1500, casi Niceto Vega. Allí funcionan los cuarteles generales en la Argentina de MTV y Nickelodeon, el canal infantil que fortaleció muchísimo en los últimos años su presencia entre nosotros gracias al éxito de la versión argentina de su clásica celebración y entrega de premios conocida como Kids Choice Awards y a la realización de producciones originales hechas en nuestro país. La última de ellas, próxima a estrenarse, es una nueva mirada sobre Heidi.

En mayo de 2007, Gazzolo era el director general de MTV Networks Latinoamérica y le decía al autor de estas líneas que la Argentina tiene estándares propios del Primer Mundo en el negocio televisivo. "Si tomamos la decisión de reforzar nuestra sede en Buenos Aires, la idea es crear aquí un núcleo creativo muy grande, tener más estudios, producir más programas, crear trabajo argentino", precisó. Lo mismo podría decir hoy sobre Telefé.

La canción es la misma. Y la estrategia también. Desde el privilegiado atalaya de Palermo, Gazzolo y su equipo encontraron en Telefé el espacio ideal para potenciar la expansión de Viacom en América latina. Y si bien habrá que tomar al pie de la letra sus dichos y no esperar novedades en el corto plazo, un poco más allá podríamos imaginar a Telefé tal vez con menos telenovelas bíblicas brasileñas, con menos Simpson y más producciones propias (¿ficciones? ¿ reality shows documentales?) pensadas desde el vamos no solamente para el mercado local. La proyección regional es decisiva. Si observamos con detenimiento el mapa de la TV paga y, sobre todo, el lugar que ocupan los reality shows documentales, no tardaremos en comprobar el lugar prioritario que ocupan las adaptaciones en nuestro idioma (producidas en distintos países) de algunos ciclos que funcionan casi como banderas de sus respectivos canales.

Vistas las cosas desde esta perspectiva, la televisión de hoy puede darnos algunas pistas que nos ayudarán a especular sobre el futuro de Telefé. Pero para ver los cambios -que llegarán indefectiblemente- habrá que esperar un buen tiempo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.