Televisión: mano blanda en el Comfer frente a los excesos. Un asunto espinoso