Un detective que no ve más allá de sus narices