Televisión. Un relato con olor a naftalina