Una muerte que todavía no termina de explicarse