Una pareja explosiva

La miniserie, de cuatro capítulos, fue grabada en alta definición, un sistema que nunca se usó en la TV local
Natalia Trzenko
(0)
27 de octubre de 2004  

Hace diez años, cuando Adrián Suar eligió contar una aventura entre policías y ladrones como nunca se había visto en la pantalla chica argentina, construyó un modelo de televisión que no existía hasta entonces. Hoy, la historia ya es conocida. A partir de "Poliladron", Suar armó una empresa, Pol-ka, puso los cimientos para la ficción televisiva actual y consiguió que el género policial ostentara con orgullo la etiqueta de hecho en la Argentina. Después de una década, esta noche, al término de "Padre Coraje" -¿a las 23?, ¿a las 23.15?, quién puede saberlo-, la historia de la TV dará un nuevo salto hacia adelante de la mano de Suar.

"Sin código", la miniserie de cuatro capítulos que empieza hoy por Canal 13, fue grabada en alta definición, un formato digital que hasta ahora aquí sólo se había utilizado en experiencias piloto que nunca fueron puestas en el aire. Sonido digital 5.1 (como para escuchar en el home theater de su casa) y una calidad en la imagen que es cinco veces mejor que la de la TV común.

"Grabar en alta definición supone utilizar un soporte digital similar a los 16 mm del cine. La gran diferencia es que este sistema aporta calidad en los colores y en la nitidez de la imagen que no tiene nada que envidiarle al cine", cuenta Suar, que con este programa vuelve a poner el cuerpo delante de la cámara. Desde "22, el loco" que no actuaba en televisión, pero el aniversario, la historia escrita por los hermanos Walter y Marcelo Slavich y la posibilidad de probar la nueva tecnología lograron hacerse un lugar en la agenda del productor para que el actor saliera a trabajar.

Autitos chocadores

"Vimos la oportunidad de festejar los diez años de Pol-ka usando una tecnología que nadie había utilizado antes. Es una forma de celebrar los 10 años y de volver, como con «Poliladron», a hacer algo que nadie hizo todavía en televisión. Además, la TV digital es el futuro", se entusiasma Suar.

El auto sale disparado, quemando llantas. La vuelta es bastante más tranquila, civilizada. Pero claro, en la salida las cámaras estaban grabando y, en cambio, cuando el coche regresa la voz de corte ya frenó la acción. Suar tiene que repetir la escena porque, que no lo vea Aníbal Ibarra, se olvidó de colocarse el cinturón de seguridad. "Mirá qué bárbaro, él produce el programa, lo actúa y hasta estaciona el coche", dirá alguien de la producción mientras observa la grabación de la escena en la que Gabriel Nielsen (Suar) sale muy apurado de su casa.

Después Nicolás Cabré, que en la miniserie interpreta a Alex, hará una escena similar. Una huida en coche que todo relato de acción debe mostrar más de una vez. Claro que en esta oportunidad no habrá enfrentamientos entre policías y ladrones como en "Poliladron" ni amores contrariados en una comisaría como en "22, el loco". La historia que cuenta "Sin código" está centrada en Gabriel Nielsen, el dueño de una empresa de seguridad que utiliza tecnología de última generación para proteger a sus importantes clientes. Con una historia familiar difícil, sus padres muertos en circunstancias violentas y un hermano, interpretado por Walter Quiroz, que nunca se pudo recuperar de ese hecho, y un socio (Antonio Grimau) que hizo las veces de mentor y padre sustituto. La buena relación que une a Gabriel y al "Oso" (Grimau) será la envidia del hijo de éste, el personaje que interpreta Cabré.

Apartado de la vida de su padre por su propia seguridad, lo único que querrá el muchacho será participar del riesgoso negocio familiar. Así, después de una serie de acontecimientos que en nombre del suspenso no conviene develar, el chico tendrá la oportunidad de demostrar sus habilidades en la materia que el padre y su discípulo manejan a la perfección. Algo de eso le sucede también a Cabré, que con este ciclo debuta en el género de acción, un área en la que Suar ya es un experto.

Debutar a los tiros

"Es la primera vez que hago algo en este género. Es raro, está bueno. Era una experiencia, entre muchas otras, que me faltaba, pero es raro. Me voy acostumbrando, pero no tanto. En este género va todo a mil, es complicado meterse en esa velocidad, las frenadas tienen que hacer ruido, tenés que poner cara de malo, creértela, y que te lo crean los demás", dice Cabré, la segunda mitad del dúo protagónico. Para él dice, la extrañeza de interpretar a este personaje pasa, principalmente, por el uso de armas. "Llevar un revólver en la cintura, sacarlo y disparar es todo un gran juego al que te tenés que habituar. Y la verdad es que me cuesta. Cuando te toca disparar hacia donde están los cámaras, la pensás dos veces", confiesa el actor de "El gran regreso".

Llegan dos patrulleros, o licuadoras, como los llaman los productores del exterior que se graba en San Fernando, una camioneta policial y los extras vestidos de policías. La escena del "crimen" es la casa del personaje de Suar, pero él no está en cámara cuando comienza la acción que Jorge Nisco ("Epitafios") dirige desde una especie de carpa negra que lo protege a él y su equipo del sol que raja la tierra en el mediodía de San Fernando.

Los coches y las camionetas se acomodan en silencio mientras se prepara la próxima escena, el doble de Suar aparece vestido como él con una peluca que fuera de la pantalla no se parece demasiado al pelo del protagonista, pero que vista a través de los monitores gana en realismo. Cuando la escena comience a grabarse Gabriel y Axel se encontrarán con la difícil tarea de lidiar con un grupo de policías que investigan un hecho de violencia (una mujer vestida de mucama aparece con el uniforme lleno de pintura rojo sangre) ocurrido en la propia cocina del personaje de Suar. Gabriel y Axel se encuentran, cruzan apenas unas palabras y entran en la casa, mientras una cámara subida a una grúa gigante pasa por encima de unos árboles -recortados para la ocasión-, los sigue hasta el patio interno y luego hasta la calle, donde un policía los espera para hacer las preguntas de rigor. Ellos hacen la escena, Nisco dice "corte" y el momento tenso se disipa para dar lugar a la camaradería que existe entre los dos protagonistas.

"Adrián [Suar] no se pone en el lugar de jefe, no te hace sentir: "Esta es mi productora", nunca fue así. Te aconseja, y como él ve las escenas antes, tiene otra mirada de lo que es el programa", cuenta Cabré cuando se le pregunta cómo es eso de trabajar con el dueño del circo.

La escena entre Axel, Gabriel y los policías ya está lista. Es hora de parar para almorzar y mientras los protagonistas se meten en la carpa del director para ver cómo quedaron las escenas, se ríen divertidos. Las caras serias y las circunstancias difíciles quedan para cuando se encienden las cámaras de alta definición que, por primera vez, se pusieron al servicio de la TV local para contar una historia de suspenso y acción con imágenes llegadas desde el futuro de la pantalla chica.

La historia de "Sin código"

Gabriel Nielsen (Suar) es un hombre solitario que maneja su agencia de seguridad con la ayuda del "Oso" (Grimau), su hombre de confianza y mentor. Tiene un hermano mayor, Santiago (Quiroz), que vive internado en una clínica psiquiátrica en España. Su relación es distante y conflictiva. Para paliar la soledad, Gabriel se anota en una agencia matrimonial gracias a la cual conoce a Noelia (Karina Mazzoco). Fanático de Nino Bravo y de su famosa canción "Noelia", Gabriel no podrá resistirse a esta mujer que esconde más de un secreto. Lo mismo sucede con Axel (Cabré), un chico que durante toda su infancia y adolescencia intentó llamar la atención de su papá, el "Oso". Cuando Axel se acerque a la agencia de seguridad de Gabriel, será en circunstancias traumáticas que lo unirán al que fue su rival por el afecto de su padre. Esas mismas circunstancias los obligarán a limar asperezas y aunar sus objetivos para encontrar a los enemigos internos y externos que los acechan.

Competencia en acción

  • Al tiempo que esta noche por Canal 13 se vean las primeras imágenes de "Sin código", por Telefé se emitirá, en lugar de "Sangre fría" y "Los Simpsons", la taquillera segunda parte de la película "Misión imposible". Suar y Cabré se enfrentarán a Tom Cruise, dirigido por John Woo. Así se cumple la nueva tradición de la TV que indica que cuando un canal estrena un ciclo fuerte su competencia lo enfrenta con el tanque cinematográfico más poderoso de su armada.
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.