Entrelíneas. Una polémica que no se extingue