La competencia todo lo puede. Una televisión para insomnes