Viviana Canosa se multiplica

La conductora de Soñando por bailar prepara un ciclo en C5N, un libro y su vuelta al 9
Cecilia Millones
(0)
17 de enero de 2011  

Tarde ausente de tacos y vestidos de gala. Una Viviana Canosa distendida de jeans y zapatillas cómodas. Sentada en un bar frente a la productora Ideas del Sur, y sin la presión de productores revoloteando a su alrededor, la conductora de Soñando por bailar conversa animadamente, mientras sus ojos -prolijamente maquillados- y sus oídos están atentos a una charla que de a ratos se interrumpe para contestar llamadas telefónicas. Mientras las responde, juega con su pelo cada vez más lejos de aquel mítico colorado Canosa.

Se autodenomina "la gran remadora de la TV", y sostiene que ya no tiene que rendir examen frente a nadie. Dice tener muy en claro cuál es su lugar en el mundo reality y se mete de lleno en la charla cuando habla de sus nuevos proyectos: un programa periodístico en C5N y la publicación de un libro sobre su cambio de vida que comenzó un año atrás.

El año 2011 está muy lejos de ser su año sabático. Así lo cuenta mientras toma un café frente a la productora de Marcelo Tinelli, que la contrató para conducir Soñando por bailar , el reality de El Trece, cuyo ganador participará del próximo "Bailando por un sueño". Durante las tres galas emitidas hasta hoy, se movió activa en una escenografía que le dio espacio para interactuar con los competidores, despegándose de aquella conductora de escritorio a la que estamos acostumbrados a ver. "Desde el día del debut, tuve en claro que mi laburo era presentar y jugar con los participantes, pero en la gala siguiente me encontré con que hubo muy poco baile, cuando eso es lo que se está esperando ver. Ahora, que empieza a haber más de lo que la gente pide, estoy convencida de que va a ser un éxito, pero hay que tenerle paciencia, porque es un formato que se está armando sobre la marcha", analiza.

Soñando pasó de un exitoso debut con un promedio de 22 puntos de rating, a dos galas que marcaron la primera 11 puntos y la segunda, 12. Pero desmiente que los números de audiencia hayan tenido algo que ver con su ausencia en los debates del envío: "Sólo voy a estar en las galas; de antemano había dicho que no conduciría los debates semanales".

Entusiasmada, apura de un sorbo el café para comenzar a hablar sobre la vuelta en marzo al canal de noticias C5N, en el que realizará entrevistas con políticos y sus familias, además de personalidades del espectáculo. "Me quedó la cosa frustrada del año pasado, cuando se emitió uno solo de los tres reportajes que había grabado, y luego no salió más al aire."

Se ríe divertida mientras recuerda aquella charla que mantuvo durante esa emisión -debut y despedida- con el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, experiencia que le gustaría repetir. Su mayor desafío está en poder llevar al living de ese canal de cable a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

En febrero, además, regresará a FM Vale con su programa Hoy puede ser un gran día , actividad que califica de "catártica" y también a su programa de chimentos en Canal 9, que por estos días llevan adelante sus panelistas. "El ciclo no iba a estar al aire mientras grababa en El Trece, pero el 9 decidió seguir por la ley de medios y la cantidad de programas en vivo que necesitan en su grilla."

Para este regreso, planifica algunos cambios, como el de interactuar más con el público y sumar más charla de living con historias de vida de los famosos. Mientras tanto, ve desde afuera las clásicas peleas mediáticas del verano en la tele del bar y se ríe. "No me importan nada y cuando las ves desde lejos, son más tristes aún. Te preguntás cómo una pudo haberlas remado durante tantos veranos."

A la combinación de radio y televisión, se suma el proyecto de publicar un libro sobre, según lo llama ella, un cambio espiritual que comenzó a originarse en 2009, a raíz de su experiencia en Haití, cuando viajó para hacer una emisión especial sobre el terremoto. "Estaba en un momento de mi vida muy particular, en el que sentía que profesionalmente no disfrutaba de lo que hacía; la tele y la radio tienen esa cosa: lo que hiciste hoy ya no sirve para mañana. Y lo tenés que entender bien para no irte a dormir enchufada. Ya no sueño con el trabajo; soy humana y sé que me puedo equivocar. Pero por sobre todo me siento afortunada de poder laburar de lo que me gusta y encima me paguen por eso."

Sobre su conocida rivalidad con Jorge Rial, competidor en los chimentos y en la conducción de galas de reality, da una respuesta cortita y al pie. "Hace poco tuvimos una charla y nos dijimos que ya estamos grandes; yo no sigo su carrera como él no debe seguir la mía. Lo que pasó entre nosotros fue en otro momento de nuestra vida. Sé que con la pelea no se construye. En ese momento, también lo sabía, pero bueno, cada uno se defiende en la vida como puede. Ya está. Terminó."

Así se planificó un año que dice no querer sufrir, y menos por el trabajo. Desenchufarse de la crítica tanto mala como buena. "No es una pose, me siento mejor plantada, y todo esto tiene que ver con querer evolucionar", dice, mientras sale a la calle donde la esperan dos jóvenes para saludarla y, de paso, intentan ligar un beso. Con la misión cumplida, los muchachos se alejan sonriendo.

DIXIT

  • " Me quiero desenchufar de la crItica, tanto buena como mala; no es una pose, sino que me siento mejor plantada "
  • " Ahora, con mAs baile, estoy convencida de que Soñando va a ser un Exito; es un formato que se construye sobre la marcha "
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.