The Beatles en el Shea Stadium: twist y muchos gritos