Tinelli, atado al cable