Rodolfo Ranni: de las tablas a las cacerolas. Un actor con cocina propia