Un adiós a los cielos de Santiago

Falleció el fundador de la Chacarerata
Gabriel Plaza
(0)
26 de diciembre de 2009  

El bombisto, recitador, luthier y bailarín Juan Carlos Gramajo, creador de la Chacarerata Santiagueña, falleció en la víspera de Nochebuena en una clínica porteña, víctima de una larga y penosa enfermedad. Los restos del artista santiagueño fueron inhumados ayer en el cementerio de Olivos.

Con la Chacarerata Santiagueña, fundada en 1984, el "Ñato" Gramajo se puso la simple y entrañable tarea de hacer bailar a la gente, como si estuviera en un patio de tierra santiagueño. Con más de una veintena de discos editados, el grupo rescató los sonidos tradicionales de las chacareras, gatos y escondidos, manteniendo los giros coreográficos y alentando la danza, como en su momento lo hicieron los Hermanos Abalos.

"Si Bariloche tiene su Camerata, nosotros los santiagueños nos merecemos tener nuestra Chacarerata." Con esa frase bautismal, Vitillo Abalos apadrinó a una de las agrupaciones fundamentales en la nutrida trayectoria de Gramajo, en 55 años de carrera. El músico que participó en los conjuntos de Andrés Chazarreta y de Ariel Ramírez consiguió con la Chacarerata Santiagueña la consagración en Cosquín 87, gracias a ese sonido criollo y un repertorio de clásicos de Yupanqui, los Hermanos Simón, Raúl Trullenque y Carlos Carabajal, entre otros.

Junto con su hemano, el bailarín Shalaco (fallecido hace dos años), revisitaron las costumbres del Santiago de antaño y fueron un emblema de su provincia. La mejor manera de recordarlo será volviendo a bailar sus versiones de "Chacarera del Cachilo" y "A mis paisanos santiagueños".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.