Cine. Un amor en tiempos de selfies