Un desafío que vale la pena

Andrea Stivel
(0)
18 de septiembre de 2011  

Hace unos meses me llamaron Adrian [Suar] y Pablo Codevilla, para proponerme el regreso del programa. Me encantó la idea, me parece que es un formato que tiene lo necesario para funcionar. Aunque no fue una sorpresa yo digo que ellos tienen la culpa de la vuelta de La Biblia y el calefón . Me entusiasmó porque en el fondo Jorge siempre tuvo en mente que se volviera a hacer, que es un programa que trasciende al conductor. Para reeditarlo me pareció que Sebastián [Wainraich] era la persona ideal porque tiene un sentido del humor que logra climas distendidos aunque puede estar tenso, claro, porque es un lugar nuevo para él. Además, para muchos el programa, aun de manera inconsciente, es inseparable de la figura de Jorge. Fue un desafío pero valió la pena porque es una historia que podía continuar. No se trata de reemplazar, se trata de sumar. La última edición del ciclo tenía una sutileza y una agudeza que me pareció que Sebastián podía retomar, recuperar. Se trata de pasar un buen rato, entretenerse.

Tanto mis hijos como yo estamos absolutamente convencidos, lo charlamos, de que ésta es una continuidad para un formato que había que reflotar.

Productora del programa y viuda de Jorge Guinzburg.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.