Un film de Fellini vuelve convertido, casi, en una ópera