Un milagro tropical de clase media