Un poco de misterio no le viene mal a una biografía autorizada

Izan Llunas interpreta a Luis Miguel cuando era chico
Izan Llunas interpreta a Luis Miguel cuando era chico Crédito: Netflix
Marcelo Stiletano
(0)
28 de abril de 2018  

Luis Miguel: la serie. Dirección: Humberto Hinojosa Ozcariz. Guion: Susana Casares, Daniel Krauze, Carolina Rivera, Fernando Sariñana. Fotografía: Marc Bellver. Edición: Sam Baixauli. Dirección de arte: Armando López. Elenco: Diego Boneta, Oscar Jaenada, Juan Pablo Zurita, Anna Favella, Paulina Dávila, César Bordón, Camila Sodi, Martín Bello, Izán Llunas. Disponible en Netflix: estreno, un episodio cada semana. Nuestra opinión: buena

Hasta en la más voluminosa biografía autorizada quedan capítulos enteros sin escribirse. Luis Miguel nos brinda un ejemplo modélico en ese sentido. Cultor del hermetismo, expuesto a toda clase de "revelaciones" indiscretas sobre su vida, el cantante popular más exitoso surgido de México en las últimas décadas (aunque haya nacido en San Juan de Puerto Rico) solamente avaló los textos biográficos que le dedicó el periodista español Javier León Herrera. Esos libros son los puntos de partida de la serie de TV producida en Estados Unidos y hablada en castellano que acaba de estrenar Netflix a la vieja usanza, a razón de un episodio por semana. Para convalidarla, el propio Luis Miguel Gallego Basteri (así aparece en los créditos finales) se deja ver en un brevísimo cameo durante el episodio de apertura.

Detrás de cierta idealización, que es el costo que suele pagarse cada vez que aparece una biografía oficial, hay aquí algo interesante: la voluntad del propio Luis Miguel de convertir este relato de ficción sobre su vida en una suerte de ejercicio terapéutico. Somos testigos de una sucesión de escenas en las que vemos al artista, con 17 años y su primer arrebato de fama, como víctima (al principio demasiado ingenua) de las manipulaciones de su padre.

En este duelo paterno-filial descansa por ahora el atractivo de la serie. Luis Rey, padre y mentor de la estrella, es retratado como un hombre egoísta, ambicioso para sí mismo y mezquino con los demás. Pero a la vez se lo presenta como una persona forzada a tomar decisiones veloces para mitigar visibles carencias. ¿Producto de su conducta negligente o de otros vacíos en su complicada psiquis? El personaje gana desde la interpretación del español Oscar Jaenada, que asume con plena conciencia su lugar como villano de turno.

Los interrogantes se prolongan en la intriga del vínculo entre Luis Miguel y su madre, la italiana Adriana Basteri, cuyo oscuro paradero actual (algunos afirman que sobreviviría en estado de indigencia en algún lugar de la Argentina) reapareció como tema de debate en los últimos días. En el fondo, lo que la serie plantea de manera bastante franca es el dilema que enfrenta todo artista precoz expuesto a una fama enorme y repentina sin estar preparado para responder a esos desafíos y con un entorno familiar desfavorable.

Ayuda a la intriga la elección de un planteo narrativo que va y viene con habilidad a través de distintas etapas de la vida del artista, interpretado en su niñez con mucha frescura y una voz prodigiosa por Izan Llunas, y a los 17 por Diego Boneta, que paga el precio de tener en la vida real casi diez años más.

Esa diferencia de edad queda demasiado expuesta en el primer episodio de un relato que también promete varias alusiones a nuestro país. La primera es la eficaz aparición de nuestro compatriota César Bordón ocupando un lugar clave en la trama: personifica a Hugo López, que se hizo manager de Luis Miguel cuando este se distanció de su padre, y falleció prematuramente .

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.