Un Serrat sin etiqueta

El catalán llegó a Buenos Aires, dentro de su recorrida por América latina, donde tendrá una seguidilla de shows
Gabriel Plaza
(0)
27 de febrero de 2004  

"La vida me llevó a contestar lo que no le preguntaban a otros", la frase de Joan Manuel Serrat marcó de alguna manera el amplio itinerario de temas de la extensa conferencia de prensa que realizó ayer al mediodía. Como es su costumbre, el cantautor, que llegó para una serie de shows en la Argentina con su nuevo formato sinfónico, respondió a todo. Habló de Saviola, de los inmigrantes clandestinos, de la droga, del verano, de la actualidad de su país, de Kirchner, de Aznar, de la belleza de la mujer argentina, del casamiento del príncipe Felipe de Borbón con la periodista Letizia Ortiz, del adelanto de un nuevo álbum en catalán y, sobre todo, de la decisión de grabar "Serrat-Sinfónico", con 16 de sus temas clásicos y algunos nuevos con el acompañamiento de la Orquesta Sinfónica de Barcelona i Nacional de Catalunya y la dirección de Joan Albert Amargós.

Antes de comenzar, la compañía BMG le entregó el disco de platino por las ventas de su último trabajo. Serrat, distendido y agradecido por la repercusión del material, se prestó a una larga charla con los periodistas. Antes aclaró: "No tomo esta actividad como una obligación, sino como algo que puede ser divertido e interesante". Así logró responder a las preguntas más banales como "¿Qué piensa de la juventud?", con un lacónico "La envidio", o mantener su caballerosidad ante la inquisitoria "¿Qué es lo que le gusta de las mujeres y lo primero que les mira?", a lo que acotó, entre risas: "La inteligencia y los ojos".

Cuando le dieron respiro a su función de oráculo, el catalán contó sus íntimos sentimientos y la expectativa que le genera llegar al Teatro Colón, donde realizará una sola función el miércoles próximo, con localidades agotadas. "Cantar en el Colón es algo especial y me llena de orgullo. Es difícil explicar todo lo que significa estar en esa sala. Pero me acuerdo la vez que fui a ver un recital de Pugliese y después al final la gente le gritó "Al Colón, Al Colón". Comprendí que para el argentino es el foro máximo de la música. Y uno tiene dos formas de entrar en el Colón, por la puerta de atrás o por la puerta grande en andas de su público, que lo coloca ahí. Al cabo de tantos años tengo la suerte de que la gente quiere que ahora llegue hasta allí".

En esta nueva visita al país, muy distinta cuando se presentó en la Feria del Libro de 2002 en medio de una convulsión social y democrática, el cantautor sostuvo: "Esta es una Argentina distinta, con mucha esperanza, con un gobierno nuevo que parece querer hacer las cosas bien y con una gran voluntad de recuperar la autoestima. Limpiar la corrupción, renovar la parte judicial, militar, ambas muy comprometidas con el pasado, será el duro camino que encarará el presidente". Después agregó: "A mí me hace muy bien venir a encontrarme con los amigos, donde se sucedió parte de mi vida, donde están mis ángeles y mis fantasmas, y adonde regreso con este trabajo hermoso. Ya tengo ganas de subirme al escenario".

Con "Serrat sinfónico", el cantante tuvo que elegir entre 300 composiciones para seleccionar 16 que representen su propuesta, con arreglos para orquesta. Ante los periodistas el catalán confesó: "Fue una decisión difícil, pero peor es no tener de dónde elegir. Yo planteé este trabajo como una continuidad en los conciertos. No quería que fuera un "grandes éxitos" o un "lo mejor de...", sino en cómo podían funcionar esas canciones en el show. Buscaba la actualidad de esas canciones y que se llevaran bien entre ellas".

Saliéndose del protocolo de la presentación de su álbum, Serrat abordó temas políticos de su país y la situación que viven los indocumentados en España. Cuando le preguntaron por qué el pueblo avalaba estas medidas, Serrat aclaró: "No creo que el pueblo español avale estas medidas de persecución a los inmigrantes extranjeros. En todo caso habría que preguntarle eso a los votantes del Partido Popular de Aznar. Yo me creo dentro de esa otra porción, que tiene una actitud diferente, pero que sufrimos de esos déficit democráticos que espero se superen".

Este compromiso que perfila su historia y que generó esa incondicional relación con sus canciones es lo que prevalecerá en este reencuentro "sinfónico" entre Serrat y el público argentino.

Los conciertos

  • Teatro Colón: El catalán actuará el miércoles con la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires, en uno de los conciertos más esperados. Las entradas están agotadas.
  • Otras fechas: Serrat comienza sus presentaciones mañana en Mar del Plata. Seguirá actuando el 6 de marzo en La Plata, el 10 en Córdoba, el 18 en Montevideo y completará con la serie en el Luna Park, del 23 al 25 de marzo, presentando "Serrat sinfónico".
  • MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.