Un universo para explorar

Adrian Suar Para LA NACION
Adrian Suar Para LA NACION
(0)
16 de mayo de 2011  

El proyecto de El puntero existe desde hace alrededor de cinco años. En aquel momento lo desarrollamos, se escribió un libro en Pol-ka pero no salió, quedó ahí. Este era su momento, tal vez porque necesitábamos a Julio Chávez, era un programa para Julio. Lo cierto es que siempre tuve ganas de meterme en ese mundo. Sé que es un tema espinoso, pero éste es un puntero de ficción. No estamos hablando de "los punteros". Yo tomo a un individuo y lo hago un héroe con sus fortalezas y miserias, y me paro desde el punto de vista argumental, de la ficción más pura, para explorarlo. Más allá de las especulaciones que se puedan hacer, ésta es la historia de un tipo con determinadas características que se llama Pedro Pablo Perotti, que es interpretado por Julio Chávez, y alrededor de este personaje armamos un hecho artístico. Claro que parte del guión escrito por Mario Segade se plantea el rol que ocupa el puntero a nivel social. Y no estamos diciendo que los punteros son de ahora, de este contexto político particular, sino que forman parte de la historia argentina.

Por eso me pareció un universo muy interesante para la ficción y especialmente para el unitario de Pol-ka. Es un mundo muy reconocible por todos que tiene un costado oscuro que no dejaremos de exponer, pero al mismo tiempo también contaremos una historia de amor muy fuerte entre el personaje de Chávez y el de Gabriela Toscano. Vamos a mostrar detalles de la realidad cotidiana de este puntero en particular y nos cuidamos mucho de que no tuviera una identificación partidaria o alguna afiliación reconocible. Ir por ese lado, me parece, hubiera sido un error garrafal. Además, el puntero hoy en la Argentina, no todos pero muchos, puede laburar para el radicalismo, el peronismo o el peronismo disidente. En ocasiones se trata de una cuestión de con cuántos votos se cuenta.

Dejando de lado el costado más controvertido de El puntero , me parece que como tema y universo en el que desarrollar personajes es muy fértil y resulta en una ficción hermosa. Después de Tratame bien y Para vestir santos, me pareció que era interesante salir con un programa completamente distinto, con tono muy diferente al de los anteriores.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.