Ópera. Un Verdi esencial en pleno ascenso