Una aventura millonaria

El capítulo final, en CBS, se convirtió en un hito de la TV.
El capítulo final, en CBS, se convirtió en un hito de la TV.
(0)
25 de agosto de 2000  

La teleplatea argentina deberá esperar un mes antes de que "Expedición Robinson" llegue a Canal 13, con Julián Weich como conductor. Pero el programa desembarcará con un currículum impresionante: el capítulo final que emitió anteanoche la cadena norteamericana CBS no sólo marcó el récord de audiencia sino que instaló a "Survivor" (así se llama allí) como el programa más exitoso en todos los niveles.

En principio, el ganador de la aventura en la isla perdida, Richard Hatch, un consultor de empresas de 39 años, que confesó su homosexualidad ante las cámaras, se llevó un millón de dólares. Y no sólo eso. La popularidad que le regaló tanta pantalla incrementará su premio con contratos publicitarios.

Pero la cadena parece haberse llevado muchas más monedas que Hatch a su propio costal. A saber: el primer capítulo tuvo 15 millones de telespectadores. Anteanoche, el último, fue visto por más de 51 millones de personas, según la medidora Nielsen. Como consecuencia, el segundo publicitario, que inició la temporada del programa a un costo de 100.000 dólares, trepó a los 600.000. Aun así, no logró derribar al más caro de todos los tiempos: Jerry Seinfeld. Vale recordar que el segundo publicitario del último episodio de "Seinfeld" se cotizó en 1,7 millón de dólares.

Todos contra todos

Lo cierto es que antes de que Hatch abriera el tesoro que obtuvo anteanoche tuvo que pasar varias pruebas. El, como los otros 16 participantes en esta especie de "búsqueda del tesoro" combinada con técnicas de sobrevivencia, pasaron 39 días en una pequeña isla del mar de la China, Pulau Tiga, comiendo ratas, gusanos y arroz, y construyéndose sus propios refugios.

Pero sobre todo, Hatch tuvo que tejer alianzas para llegar hasta el final. Algo que, evidentemente, le resultó fácil. El mismo aseguró que mientras sus compañeros trataban de hacer amistad, él pensaba ya su plan diábolico. Algo que, en definitiva, explica el objetivo de este programa en el que uno sobrevive y el resto es eliminado, capítulo a capítulo.

En la gran final, Hatch tuvo que enfrentarse a Kelly Wiglesworth, una guía turística de 23 años que terminó llevándose 100.000 dólares, pero que fue descartada porque no demostró una especial "dulzura".Otra de sus contrincantes fue Susan Hawk, una conductora de camiones que terminó volcando toda su rabia contra los dos ganadores, llamándolos la víbora (a Hatch) y la rata (a Kelly).

Con ese antecedente, Hawk obviamente no pasó la votación que realizaron los siete últimos expulsados del grupo. Y tampoco Rudy Boesch, de 72 años, pasó la prueba.

Hathc se quedó entonces con el tesoro. Y la cadena CBS con el premio más grande: la audiencia.La misma que espera atrapar la pantalla local.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.