Una banda que ya es amiga de la casa

Die Toten Hosen: fuera del circuito habitual, los alemanes vuelven a presentarse hoy, por séptima vez, en Buenos Aires.
Die Toten Hosen: fuera del circuito habitual, los alemanes vuelven a presentarse hoy, por séptima vez, en Buenos Aires.
(0)
24 de marzo de 2000  

Pocas bandas han venido tantas veces a la Argentina. Cuando Die Toten Hosen se presenten hoy, a las 22, en Museum, Perú 535, concretarán su séptima (¡séptima!) visita a nuestro país.

Para acrecentar la sorpresa debe saberse que a estos alemanes no los desvela el omnipresente sueño americano. Ellos, dice Breiti, uno de los guitarristas del grupo, han ido pocas veces de gira por los Estados Unidos y, sorpresa, no les interesa hacerlo.

Sin embargo, en su país venden discos de a millones, y han sido los teloneros alemanes de los Rolling Stones y U2. No es poco para un grupo que comenzó en el punk rock, en 1981, pero fue acrecentando sus horizontes.

Eso incluye una decidida toma de posición frente al avance de la extrema derecha en su país. "Es un problema de toda Europa -dice Breiti que, gracias a sus viajes por América latina habla bien en español-, por eso es importante que como grupo demos nuestra opinión. Y también deberían hacerlo, y bien claramente, los políticos."

Aquí traen, ahora, su nuevo disco, "Unsterblich" (Inmortal). "Las letras del disco son justamente todo lo contario -dice Campino, cantante de la banda-; hablan de fragilidad y de muerte, por eso buscamos un título algo irónico que además, en alemán, es un juego de palabras con nuestro nombre, ya que Die Toten Hosen significa los pantalones muertos."

Con respecto a los Estados Unidos, Breiti opina que si no han hecho giras por allí es porque un país tan grande le demandaría a la banda un tour demasiado prolongado. "He visto muchos grupos que, debido a esa presión, terminan separándose. Y eso es justo lo que no queremos que suceda."

Y lo vienen logrando. Con casi veinte años, Die Toten Hosen ha tenido pocos cambios. El último fue la inclusión del nuevo baterista, Walli, luego de que el anterior debió dejar de tocar la batería por un problema en la columna.

"Nos interesa todavía estar juntos, porque somos buenos amigos. Y tenemos muchas cosas que hacer: nuevas canciones, pensar las giras y ver cómo hacer un buen show. Pero también seguimos conectados; el año último viajamos todos casi un mes a la India, no para tocar, no para grabar, sino para recorrer el país en moto y mantener nuestra base.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.