Una heroína para tiempos difíciles

Dolores Graña
(0)
8 de marzo de 2015  

Agent carter / Creadores: Michele Fazekas y Tara Butters, sobre los personajes creados por Christopher Markus y Stephen McFeely / Elenco: Hayley Atwell, James D'Arcy, Dominic Cooper, Chad Michael Murray, Enver Gjokaj, Shea Whigham / Emisiones: los martes, a las 23, por Sony.

Nuestra Opinión: Muy Buena

Hay tantas series interesantes por estos días que el espectador debe tomar decisiones difíciles, basadas muchas veces en prejucios o premonicioes. Y por eso es probable que Agent Carter, el segundo título de Marvel para la pantalla chica, haya sido una baja temprana en la wishlist de la mayoría de los televidentes locales (salvo aquellos fanáticos del MCU, ésos que saben lo que designa esa sigla).

Quizá se debe a que Agents of Shield llegó primero y con mucha fanfarria, pero voló hasta ahora mayormente bajito, muy lejos de las espectativas que despertaba, enredado en la continuidad de sus mayores cinematográficos y paralizado por el tamaño de sus propias ambiciones. Agent Carter, por el contrario, tiene orígenes y objetivos más humildes: surgió como un reemplazo temporario de esa ficción, de modo de estirar la presencia de la marca Marvel en la pantalla chica durante el descanso del equipo titular. Pero es bastante más que un parche: es un mundo vívido y fascinante en el que el humor, los valores, los one-liners, los personajes memorables y las aventuras que siguen enamorándonos de los cómics encuentran su auténtico correlato televisivo.

Ayuda el hecho de que esté ambientado en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, la era de oro de las historietas, con un diseño de producción impactante, que no escatima ideas ni guiños y que permite que -no importa cuán absurdas sean algunas de sus aventuras- la distancia con el presente les otorgue un cheque en blanco. Pero, por sobre todo, Agent Carter cuenta la formidable presencia de su protagonista, la espía británica que se encargó de la educación (militar y de la otra) de Steve Rodgers cuando se transformó en Capitán América y que lo vela metafóricamente desde su temprana muerte, que el espectador sabe que no fue tal (fue revivido tras ser encontrado su avión en la Antártida, muchas décadas después, listo para Los vengadores).

Peggy Carter (que debería convertir en una estrella a Hayley Atwell si en la TV existe la justicia que escasea en el cine) es a la vez un lugar común y un misterio: relegada a un puesto de secretaria glorificada en la SSR neoyorquina -predecesora de Shield en el mundo de Marvel-, sin amigos ni amantes, tan indignada como aburrida por una sociedad que, tras la guerra, prefiere olvidar que ha permitido avanzar a mujeres como ella, comete lo que probablemente sea su primera locura: ayudar a Howard Stark (padre de Tony) a recuperar un arsenal de invenciones mortíferas, robado por villanos desconocidos.

Los "buenos" de la SSR -que con sus desplantes trogloditas provocan algunos de los mejores diálogos de Atwell- creen que Stark ha vendido sus inventos al mejor postor, por lo que Peggy se convierte en una suerte de doble agente al servicio de... sí misma. Para ayudarla, Stark le cede a Jarvis, el mayordomo melindroso que compone James D'Arcy, con quien la autosuficiente Carter establece una relación deliciosa. Al término de los escasos ocho episodios realizados hasta el momento, sólo resta rezar por un cartelito de "Continuará" que aún no ha sido escrito.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?