Opinión. Una historia de 7 años en 30 líneas