Una ley vuelve a ganar el escenario porteño