Una obra que nos conmueve

Ligia Piro
(0)
13 de mayo de 2016  

Crédito: Vivian Porr

Fui a ver una obra de teatro un domingo a las 11.30. Tenés que subir una escalera que lleva a la sala... y hay luz del día que entra por la ventana. Los actores están ahí. Forman parte de tu domingo común, ya sabés que te vas a sentar y esperar a ver qué pasa. Pero son los personajes que aparecen. Caminan, corren, te miran, te hablan, viven parte de sus vidas delante tuyo. Se entregan totalmente. Se conmueven. Vos a lo mejor te incomodás, pero te reís, te sorprendés, te angustiás. Quizá llorás. O no. Las historias de las personas son el misterio más grande. Y tu propia historia. Algo de la vida del otro te moviliza, te atrapa, te encanta o te anula por momentos, y sin darte cuenta te involucra. Mi lugar de espectadora común se transformó. Me vi única en ese espacio. Terminó la obra y, con una sonrisa en la cara, me acerqué a saludar a los actores y me puse a llorar, dándoles la mano, casi sin poder hablar. Agradezco tanto la entrega de ellos, del director, y la aparición de esos personajes en un domingo común de mi agitada vida, que mi presencia ahí, saludándolos y tratando de expresar lo que me había pasado en esa hora, hacían que me sintiera un poco parte de la vida de esos personajes. No puedo contar el argumento, la vivencia es de cada uno, inevitable y vale la pena. Mi hijo sólo camina un poco más lento es la exacta descripción de lo que una vez dijo Alfredo Alcón: "Cuando vas al teatro, y ves la obra... No vas a ser el mismo cuando ésta termine".

Producción Julia Montesoro

Mi hijo sólo camina un poco más lento

Apacheta Sala Estudio (Pasco 623). Domingos y sábados, a las 11.30 y a las 14.

Por: Ligia Piro

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.